•   París, Francia  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El presunto autor de los asesinatos de siete personas en Toulouse y su región en los últimos días, acorralado por la policía en su apartamento en esa ciudad del sur de Francia ha dicho a los agentes que se rendirá al final de la tarde, informó el fiscal jefe de París, François Molins.

En conferencia de prensa, Molins señaló que Mohamed Merah había evolucionado en sus anuncios con los policías sobre cuándo iba a entregarse, y "ahora es más bien al final de la tarde".

El ministro del Interior, Claude Guéant, había explicado horas antes que esta mañana Merah prometía rendirse por la tarde, y se dijo que había dado como horquilla las 14:00-14:30 hora local, pero no lo ha hecho.

El representante del Ministerio Público informó que después del primer intento fracasado de arrestarlo de madrugada, "hemos entrado en una fase de discusión-negociación (...) para encontrar una solución.

"Nadie sabe qué tiene en el apartamento", reconoció el fiscal tras recordar que se ha requisado un coche con armas que estaba junto al edificio en el que está cercado, que ha afirmado haber alquilado otro automóvil, un Renault Clio, que todavía no se ha localizado, y que puede tener explosivos como los que se incautaron a su hermano Abdelkader, arrestado esta madrugada cerca de Toulouse.

Igualmente se ha encontrado una cámara en una bolsa que había dejado a un conocido, y podría ser la que dijo haber visto colgada de su cuello un testigo de la matanza del lunes en la escuela judía de Toulouse, en la que fueron asesinados tres niños y el padre de dos de ellos.

Molins puntualizó que "por ahora no hay traza" de que el sospechoso haya colgado en internet el vídeo de esa masacre, algo que había sugerido que pensaba hacer en una conversación que mantuvo anoche con una periodista del canal de televisión "France 24".

El sospechoso, de 23 años, llamó a "France 24" para reivindicar las tres acciones criminales de Toulouse (el lunes y el pasado día 11) y de Montauban.

Las justificó, de acuerdo con el fiscal, por la situación de los palestinos, por la política exterior francesa, y en particular por la intervención en Afganistán, y por la normativa de Francia sobre el uso del velo islámico.