•   Mexico  |
  •  |
  •  |
  • ACAN EFE

Cientos de fieles procedentes de diversos puntos de México y del extranjero esperaron al papa Benedicto XVI afuera del Colegio Miraflores, donde pernoctará durante su visita al central Estado de Guanajuato.

Aurelia de León, una mujer de 70 años, llegó desde hace 15 días a León, procedente de Tijuana, Baja California, en el Noroeste del país.
“Aunque estuve en Roma hace varios años, no me tocó la bendición de Juan Pablo II”, dijo Aurelia, quien está apostada junto con familiares a unos metros del Colegio Miraflores, en el Norte de la ciudad de León.

Hace 25 años la mujer viajó a Roma para ver al hoy extinto papa Juan Pablo II, pero no tuvo suerte. Hoy tendrá a Benedicto XVI a menos de 10 metros de distancia.

“Es la primera y pensamos que la última vez que pueda ver yo a un Papa”, dijo.  Unas 50 personas llegaron ayer desde Oaxaca, en el sur del país, para asistir junto con otras 3,000 personas de esa misma región, a la misa masiva que se celebrará el domingo en el Parque Guanajuato Bicentenario, en Silao.

Una peregrina de Juan Pablo II

Carmen Cruz Martínez, oaxaqueña de 56 años, ya ha visto seis veces a un Papa: siguió a Juan Pablo II en todos los viajes que hizo a México y una vez lo vio en Roma, y ésta será la primera vez que esté en presencia de Benedicto XVI. “Me encanta, es el representante del Cristo acá en la Tierra. (Siento) una emoción muy grande”, dijo Carmen, quien espera bendiciones del Pontífice para su natal Oaxaca.

Los peregrinos no sólo vienen de México. Bryan Burns, cineasta londinense de 34 años, llegó ayer al Parque Metropolitano, en el Norte de León, donde acampará. El domingo asistirá a la misa masiva en Silao gracias a que consiguió un boleto en la parroquia San Miguel de Allende, Guanajuato.

“Es algo único; cuando yo oí que el Papa venía aquí, dije: ‘Necesito un boleto, y necesito ir’. Vivimos en un mundo espiritual y él es la cabeza de los católicos. Yo no sé cuándo lo pueda ver otra vez, por eso estoy aquí”, dijo. Benedicto XVI llegó ayer a México para realizar una visita apostólica de tres días, como parte de una gira que el lunes próximo le llevará a Cuba.