•   Bogotá, Colombia  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La organización que reúne a las familias de los diez militares y policías que siguen en poder de las FARC pidió hoy a esta guerrilla que acepte el nuevo calendario fijado para activar la operación de puesta en libertad de los rehenes.

En un comunicado facilitado a Efe en Bogotá, la Asociación Colombiana de Familiares de Miembros de la Fuerza Pública Retenidos y Liberados por Grupos Guerrilleros (Asfamipaz) observó que la fecha necesaria es la del 30 de marzo y no la del día 26, que es la trazada por los insurgentes.

La nueva fecha fue fijada por los responsables de la coordinación y la logística de la operación, que es preparada por el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), el Ejecutivo de Colombia y el Gobierno de Brasil, que facilitará los helicópteros para el desplazamiento de la misión, además del colectivo Colombianos y Colombianas por la Paz (CCP).

Los "exhortamos (...) para que ustedes (las FARC) acepten la fecha del 30 de marzo de 2012 como el inicio de la liberación de nuestros seres queridos", expresó la organización no gubernamental (ONG), presidida por Marleny Orjuela.

Para Asfamipaz, "son los tiempos necesarios que las partes que apoyan y tienen bajo su responsabilidad toda la logística necesaria para que esta operación de carácter humanitario se lleve a cabo con toda la responsabilidad y el cumplimiento requerido para la seguridad de la misma".

Así será posible que "podamos abrazar vivos y libres a nuestros seres queridos, por quienes por estos largos y duros años hemos librado una digna, amorosa y humana lucha libertaria, a propósito hoy reconocida por ustedes", agregó la ONG.

En el comunicado, Asfamipaz reconoció que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) han tenido voluntad política para poner en libertad de manera unilateral a estos últimos rehenes.

Los cautivos son cuatro militares y seis policías que llevan de trece a catorce años en poder de los insurgentes, que anunciaron su liberación conjunta y no gradual el pasado 26 de febrero junto a su decisión de renunciar al secuestro de civiles con fines económicos.

Las FARC tienen previsto entregarlos a una misión coordinada por el CICR y con presencia de la excongresista Piedad Córdoba, líder del colectivo CCP, y la presidenta de Asfamipaz, cuyas tareas en favor de los cautivos fueron reconocidas por los rebeldes.

Desde 2008, los insurgentes han puesto en libertad de manera unilateral a unos quince rehenes, entre civiles y uniformados, siempre en operaciones encabezadas por la exlegisladora y con apoyo logístico extranjero, primero de Venezuela y luego de Brasil.