•   Antigua, Guatemala  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Los presidentes de tres países de Centroamérica acordaron este sábado, en Guatemala, convocar a una nueva reunión regional para definir una propuesta única sobre la crisis de seguridad provocada por el narcotráfico ante la Cumbre de las Américas del 14 y 15 de abril en Cartagena, Colombia.

"Estaremos pendientes a la convocatoria de una nueva reunión que estaría haciendo la presidencia pro tempore del SICA (Sistema de Integración Centroamericana) para reunirnos antes de llegar a la cumbre de las Américas", dijo el presidente guatemalteco, Otto Pérez, en rueda de prensa.

Señaló que en esa reunión los presidentes pueden "afinar una posición en la cual como representantes, como líderes del SICA, podamos llevar un planteamiento homogéneo, un planteamiento que ya hemos discutido los presidentes y que podamos llevarlo a la Cumbre de las Américas".

Pérez aseveró que su polémica propuesta de despenalizar las drogas, busca abrir el debate de alternativas para reducir la violencia en el istmo.

"Lo que buscamos es encontrar nuevas rutas y alternativas para combatir este flagelo que es el narcotráfico y que está lastimando a toda la región", puntualizó.

Asimismo, detalló que su propuesta comprende cuatro posibilidades distintas: despenalizar el consumo y producción, despenalizar el tránsito, crear una Corte Penal con jurisdicción regional o que los países consumidores, en particular Estados Unidos, paguen un porcentaje sobre los decomisos al narcotráfico.

La cumbre centroamericana, que se realizó en Antigua Guatemala, 45 km al suroeste de la capital, estuvo marcada por la ausencia de tres de los seis mandatarios de la región: Daniel Ortega (Nicaragua), Mauricio Funes (El Salvador) y Porfirio Lobo (Honduras).

Los únicos gobernantes que asistieron, además del anfitrión Pérez, fueron Laura Chinchilla de Costa Rica y Ricardo Martinelli de Panamá.