• Nueva York, Estados Unidos |
  • |
  • |
  • AFP

El calamar vampiro, el pez-demonio y el gonostomátido son tres de las raras criaturas "luminosas" de las profundidades de los océanos, recientemente visitados por el director de cine James Cameron, que forman parte de una muestra en Nueva York dedicada a los organismos capaces de producir luz.

Organizada por el Museo Estadounidense de Historia Natural, situado frente al célebre Central Park, la exposición "Criaturas de la Luz: bioluminiscencia en la naturaleza" se abre el sábado con el objetivo declarado de presentar uno de los fenómenos más extraños de la tierra.

Desde las luciérnagas, quizás el ejemplar más accesible, hasta los organismos que decoran como cintas luminosas el cielorraso de cuevas en Nueva Zelanda o alumbran la superficie del agua en la Bahía Mosquito en Puerto Rico, la naturaleza no deja de sorprender ni un instante.

"'Criaturas de la luz' revela al público algunos de los más mágicos, asombrosos y verdaderamente extraordinarios fenómenos y criaturas que pueden ser hallados en el mundo natural", indicó la presidenta del museo, Ellen Futter, al inaugurar la exposición para la prensa.

Reproducción, defensa, señuelo para atraer presas: las razones por las cuales las criaturas "bioluminiscentes" producen luz son varias, como queda demostrado a lo largo de las seis salas temáticas, sumidas en una oscuridad casi total, que componen la muestra.

Si en la tierra hay luciérnagas, escarabajos y gusanos que "producen" luz propia, el 80% de estos organismos se encuentran en los océanos, precisó de su lado el curador John Sparks.

"Es loco ahí abajo, es extraño", resumió Sparks al referirse a ese mundo que provoca tanta fascinación y del que aún poco se sabe.

En efecto, es en las profundidades oceánicas, empezando ya a partir de los 400 metros, donde surgen criaturas de ciencia ficción, algunas con formas curiosas y, en ciertos casos, aterradoras.

Una de ellas es el rape, el único animal conocido que produce luz de dos formas diferentes, a través de bacterias brillantes y con sus propias reacciones químicas.

pez-diablo

Otro es el calamar vampiro, o "Vampyroteuthis infernalis", que vive a partir de los 600 metros de profundidad y se caracteriza por su manto negro y sus ojos rojos o azules.

Más horrendo aún en su constitución es el malacosteus o pez-demonio, conocido por sus mandíbulas poco ortodoxas y abiertas y por ser el único pez que produce bioluminiscencia roja, además de la más habitual azul y verde.

El misterioso mundo de los abismos del océano volvió a los primeros planos esta semana con el viaje de James Cameron al fondo de la Fosa de las Marianas, en el Oceáno Pacífico, en la primera expedición tripulada a ese lugar en más de medio siglo.

El cineasta recogió muestras para investigación en biología marina, microbiología, astrobiología, geología marina y geofísica.

En ese marco, John Sparks destacó el trabajo del museo hasta último minuto para que la exposición incluyese todos los organismos conocidos hasta ahora en un campo en el que los descubrimientos son constantes.

"Hemos trabajado apurados pero queríamos estar extremadamente actualizados", sostuvo, explicando que incluso hasta estas últimas semanas recibieron imágenes y vídeos de exploraciones en curso.

La muestra del museo de historia natural incluye la instalación de tabletas electrónicas para informarse y está ambientada con música especialmente elegida para colocar al visitante en el estado anímico adecuado en cada una de sus salas.

"La exposición es tan inmersiva que necesitaba un empuje emocional. Tiene zonas alegres, misteriosas, peligrosas. Así diseñamos el estado emocional para cada una de las secciones", contó en ese sentido Hélène Alonso, directora de Diseños Interactivos y de Media para las Exposiciones del museo.

La muestra está abierta hasta el 6 de enero de 2013 y es organizada en colaboración con el Museo Natural de Canadá y el Field Museo de Chicago.