• Washington, Estados Unidos |
  • |
  • |
  • AFP

El debate sobre la despenalización o el derribo de aviones que transporten drogas avanzará en América Central, aunque Estados Unidos resista esas opciones, advirtió este miércoles en Washington el presidente del Congreso de Honduras, Juan Orlando Hernández.

El crimen organizado ha provocado "resultados catastróficos" y los mandatarios centroamericanos están "muy, muy frustrados" porque sólo se ha ejecutado una pequeña parte de los fondos ofrecidos por la comunidad internacional para combatirlo (19% de los 2.000 millones prometidos), dijo Hernández.

"A propósito de tanta frustración algunos oficiales de agencias públicas, legisladores de Centroamérica han empezado a considerar ideas que para algunos de ustedes pueden parecer tiradas de los cabellos", aseveró Hernández en el centro de análisis Diálogo Interamericano.

Hernández indicó que una opción que "varia gente de Centroamérica está considerando" es la despenalización de las drogas propuesta por el presidente de Guatemala, Otto Pérez, una posibilidad descartada de plano por Washington.

Otra opción que se estudia es el derribo de aviones que transporten droga, un tema muy sensible desde que en 2001 fue derribado por error un avión de misioneros en Perú.

"Muchos hondureños dicen que estamos en nuestro derecho de defendernos y si alguien no responde a identificarse hay que derribarlo, y si se derriba un avión de esos va a ser un excelente mensaje disuasivo", dijo Hernández.

"Pero luego alguna gente acá en Washington pega el grito al cielo, pero ese debate viene", advirtió Hernández.

"No es justo desde un punto de vista económico, social y humano, que aquí en Estados Unidos el tema (antidrogas) se mire como un tema meramente de salud mientras nosotros perdemos una enorme cantidad de vidas", dijo el legislador.

Estados Unidos necesita poner más empeño: "Allá hacemos la lucha para que esa droga no suba, pero de aquí siguen (saliendo) cargamento de dólares, de armas, y con esas armas nos están matando", remarcó.

Posteriormente, Hernández pidió a la Organización de Estados Americanos (OEA), en una sesión especial con varios legisladores de la región, que tome "acciones pertinentes y rápidas" para enfrentar al crimen organizado.

Honduras, con 82 homicidios por cada 100.000 habitantes, es el país más violento del mundo, según cifras de la ONU.

Hernández y representantes de los cinco partidos en el Congreso hondureño se encuentran en Washington hasta el jueves para reunirse con autoridades de la Casa Blanca, los departamentos de Estado y Seguridad Interna, la administración antidrogas DEA y senadores.