• México |
  • |
  • |
  • AFP

México inicia este viernes la campaña para las elecciones presidenciales de julio con el opositor Partido Revolucionario Institucional (PRI) como favorito para recuperar el poder que perdió en 2000, y enmarcada en una violencia, atribuida principalmente al narcotráfico, que deja 50.000 muertos en cinco años.

Las campañas del PRI y del gobernante partido Acción Nacional (PAN) comenzarán apenas pasada la medianoche del jueves al viernes.

El candidato del PRI, Enrique Peña Nieto, un abogado de 45 años, lanzará su campaña en Guadalajara (oeste), segunda ciudad del país y que tradicionalmente ha sido un bastión del PAN, encendiendo una iluminación que alumbrará simultáneamente las plazas públicas en las principales capitales estatales.

"Es una forma de significar el inicio de una nueva era para el país", dijo Luis Videgaray, coordinador general de la campaña del PRI.

Peña Nieto aparece a la cabeza con amplia ventaja en todas las encuestas, frente a la ex ministra Josefina Vázquez Mota, 49 años, candidata del PAN que enfrenta el desgaste de dos gobiernos consecutivos de su partido y sobre todo el generado por la violencia, que se vincula con la estrategia oficial de lanzar a los militares contra los carteles de la droga.

El más reciente sondeo divulgado el miércoles por el diario Reforma mostraba a Peña Nieto con 45% seguido de Vázquez Mota (32%), mientras en el tercer lugar se encuentra el candidato de izquierda Andrés Manuel López Obrador (22%).

López Obrador, de 59 años, se presenta por segunda vez consecutiva tras perder por estrecho margen en 2006. Un cuarto candidato, Gabriel Quadri, del Partido Alianza Nacional, aparece con menos del 1%.

Pero no todo esta dicho y a tres meses de las elecciones que se realizarán el 1 de julio, la encuesta señala también que un 27% de los electores no ha decidido aún su voto. Cifras similares señalan la mayoría de los sondeos.

Vázquez Mota lanzará su campaña en Ciudad de México y luego irá a Puebla (centro). Por su parte López Obrador abrirá fuegos con una conferencia de prensa en la mañana del viernes en la capital y luego irá a su pueblo natal, Macuscapa, en el estado de Tabasco (sureste).

El gobierno ha anunciado millonarios recursos para la seguridad de los candidatos. El secretario de Gobernación (Interior), Alejandro Poiré, dijo el martes que se revisaran cuidadosamente las denuncias de amenazas, después que la izquierda denunciara que en varias regiones del país algunos militantes han recibido advertencias, al parecer de bandas del narcotráfico.

En los comicios del 1 de julio se elegirán 2.127 cargos, además de presidente y miembros del Congreso se elegirá al alcalde de la capital mexicana y autoridades y diputados regionales en al menos una decena de estados. Unos 77 millones de electores estarán habilitados para votar.

La violencia que se ha desbordado en el gobierno del presidente Felipe Calderón constituye la principal preocupación para los mexicanos, según coinciden en señalar dos recientes encuestas.

"Sin duda alguna el narcotráfico va a estar en la campaña, pero más como tema de debate y de evaluación de la gestión presidencial, que realmente por la posibilidad de que los carteles puedan influir la decisión de los electores", señaló a la AFP Francisco Abundis, analista político y director de la firma de encuestas Parametría.

Sin embargo, tanto el gobierno como la candidata del oficialismo ya han planteado la necesidad de revisar la forma como las actuaciones del PRI a lo largo de su hegemonía de 71 años en el poder ayudaron a crear el fenómeno del narcotráfico, que afecta ahora cotidianamente a los mexicanos.

Calderón mencionó en noviembre que el narcotráfico tuvo injerencia en los comicios para elegir gobernador en Michoacán y ha dicho que el crimen organizado representa una amenaza para los comicios del 2012.

"Finalmente el Presidente mencionó el tema de la intromisión (del narcotráfico en Michoacán), pero no lo pudieron demostrar", señaló a la AFP Javier Oliva, investigador de ciencias políticas de la estatal Universidad Autónoma Nacional de México.

Oliva también estima que ningún candidato podrá comprometerse a levantar instantáneamente la estrategia de lucha frontal contra el narcotráfico implementada por Calderón.

"Ningún candidato puede llegar a decir: vamos a empezar de nuevo, vamos a hacerlo todo otra vez", advirtió.

Washington ha alentado a que se sostenga la estrategia de Calderón y el vicepresidente estadounidense Joe Biden, que se reunió a comienzos de marzo con los tres candidatos presidenciales mexicanos, dijo que todos le manifestaron que mantendrán el compromiso de México de combatir a los carteles de la droga.