•   Panamá  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La secretaria general adjunta de la ONU para Asuntos Humanitarios, Valerie Amos, advirtió este viernes en Panamá sobre el aumento de la vulnerabilidad ambiental de América Latina a raíz del cambio climático, al concluir una reunión entre delegados de gobierno y expertos en desastres naturales de la región.

"Los altos niveles de vulnerabilidad siguen siendo, en parte, debido a los efectos del cambio climático, que tiende a aumentar el daño causado por sequías, inundaciones y deslizamientos de tierra", lamentó Amos, al final de las discusiones auspiciadas por Naciones Unidas.

América Latina sufrió en 2011 desastres naturales como inundaciones, huracanes, terremotos, entre otras tragedias, que dejaron 1.200 personas muertas y unos cuatro millones afectadas, según informes presentados en la reunión.

Ante ese panorama, los países se comprometieron a coordinar acciones conjuntas de prevención y mitigación de esos desastres, principalmente entre los 180 millones de personas más pobres, según Amos.

Delegados gubernamentales firmaron una declaración donde exigen a sus propios gobiernos acciones conjuntas para prevenir los desastres naturales y actuar de forma coordinada cuando la región se vea afectada.

Amos subrayó que el encuentro en Panamá aumenta "el nivel de compromiso político para establecer un marco de mayor colaboración en el futuro" ante las catástrofes.

"Es evidente que varios equipos sobre el terreno necesitan un eje central que organice y reparta las responsabilidades para evitar la duplicación", explicó.

Sin embargo, destacó que la coordinación de esfuerzos debe enfocarse tanto a la atención de las emergencias como a su prevención.

"Estamos empezando una nueva era en respuesta a la emergencia. Una época en la que se reconoce que la respuesta más eficaz y eficiente comienza mucho antes de la emergecia", añadió Amos ante los representantes.

Especialistas presentes en la reunión advirtieron que los desastres naturales derivados del cambio climático pueden afectar el cumplimiento en América Latina de los objetivos de desarrollo planteados por las Naciones Unidas, pese a los esfuerzos de algunos países.