•   Quito, Ecuador  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, negó ayer viernes que pretenda causar un problema al gobierno de Colombia con sus críticas a la Cumbre de las Américas, que albergará el país vecino a mediados de abril, y a la que aún no define si asistirá.

“Ojalá que se entienda que, en absoluto, queremos perjudicar al presidente (Juan Manuel) Santos, a su gobierno o a Colombia, pero es cuestión de principios”, dijo Correa en una entrevista radial.

“¿Cómo participar en una Cumbre de las Américas sin un país americano como Cuba? Y no nos engañemos, por el veto de Estados Unidos”, agregó el mandatario, al reiterar que el próximo lunes anunciará si asiste o no a la cita que se desarrollará en el balneario de Cartagena (norte) el 14 y 15 de abril.

Correa es el único mandatario invitado que no confirmó su asistencia, si bien en febrero propuso que los ocho países del Alba (Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América), incluida Venezuela, se marginaran del encuentro en rechazo a la exclusión de La Habana.

Sin embargo, el mandatario socialista agradeció a Santos, quien el jueves ratificó que lo espera “con los brazos abiertos”.

“Le agradezco muchísimo al presidente Santos por reiterar esa gentil invitación hace pocas horas de manera tan fraterna”, expresó Correa, insistiendo en sus cuestionamientos a la reunión hemisférica.