•   San Salvador, El Salvador  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Los presidentes Mauricio Funes (El Salvador), Porfirio Lobo (Honduras) y Daniel Ortega (Nicaragua) se reunieron este viernes en San Salvador para reforzar lazos de cooperación y debatir temas de seguridad regional, en momentos de roces con Guatemala.

Los presidentes iniciaron su encuentro a las 15H50 locales (21H50 GMT) en la Casa Presidencial y hacia las 20H00 locales (02H00 GMT del sábado) no habían concluido.

La cita fue convocada para retomar "la Declaración de Managua de 2007, que reconoce al Golfo de Fonseca -compartido por los tres países- como una zona de paz y desarrollo sostenible.

Pero se produce en momentos de ambiente enrarecido por las acusaciones que lanzó el presidente de Guatemala, Otto Pérez, contra Funes, luego de que los tres mandatarios, que justo se reúnen este viernes, estuvieron ausentes a la cumbre realizada el pasado sábado en la ciudad guatemalteca de Antigua.

Según Pérez, Estados Unidos boicoteó la cita porque creía que Centroamérica iba a definir una posición conjunta sobre su propuesta de despenalización de la droga, con miras a la Cumbre de las Américas, el 14 y 15 de abril en Colombia.

El presidente guatemalteco afirma que la estrategia de Estados Unidos desde hace 30 años, de librar una guerra frontal contra el narcotráfico, ha fracasado y tiene un costo muy alto para Centroamérica, "que pone los muertos".

Pérez aseguró el jueves que Funes optó por dejarse llevar "por la presión y prestarse al boicot", pues "le hablaron de Estados Unidos para que no asistiera" a la cumbre en Guatemala el pasado sábado, y luego llamó a otros presidentes para que tampoco acudieran.

Funes calificó este viernes de "mentira" la acusación de de Pérez y explicó que no asistió a la cumbre porque la agenda diseñada por Guatemala pretendía que se asumiera la propuesta de despenalización de las drogas de Pérez, como una iniciativa regional.

De acuerdo con el salvadoreño, esa fue la misma razón que tuvieron Lobo y Ortega (Nicaragua) para no asistir. Acudieron a Antigua sólo Laura Chinchilla (Costa Rica) y Ricardo Martinelli (Panamá).

Según fuentes cercanas a la reunión, los mandatarios abordarían temas de seguridad, pero la convocatoria oficial era definir "una hoja de ruta para avanzar" en planes de desarrollo, que estarían enfocados en aspectos turísticos, comerciales y de seguridad.

En años anteriores los países han intentado avanzar en proyectos en la zona, como el que pretendían ejecutar en 2002 Nicaragua y El Salvador, que incluía la puesta en funcionamiento de un ferry para facilitar el comercio y transporte de personas; pero la iniciativa no prosperó por su alto costo económico, según los gobiernos.

El miércoles, Nicaragua anunció que ha propuesto a los gobiernos de Honduras y El Salvador potenciar el desarrollo turístico y la explotación racional de la pesca en esa zona.

El Golfo de Fonseca ha sido escenario de tensiones políticas y conflictos, incluso armados, entre pescadores y guardacostas que se acusan mutuamente de incursiones ilegales en aguas jurisdiccionales.

Los tres países centroamericanos tienen acceso a las aguas del Golfo de Fonseca, pero sólo Nicaragua y El Salvador tienen salida al mar.