•   Sao Paulo, Brasil  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La crudeza de la violencia doméstica, los conflictos a los que se enfrenta la mujer desde la perspectiva del arte y la creación de nuevos lenguajes expresivos en clave femenina son algunos de los temas del proyecto "Arte y Género: Cruce de Miradas", que desde hoy se cita con el público en Sao Paulo.

El programa artístico y de denuncia social, que pone el cierre al mes dedicado a la mujer, comenzó al mediodía de hoy con la representación "Removing Pain", de la artista brasileña Beth Moysés, y está integrado en la agenda cultural del Instituto Cervantes de Sao Paulo.

En la representación, 42 mujeres de raza negra, todas ellas víctimas de la violencia doméstica, recorrieron un tramo de la Avenida Paulista, una de las principales arterias de la ciudad, vestidas de riguroso blanco y con un aderezo floral en los cabellos.

Las mujeres escenificaron un proceso de curación, limpiándose las unas a las otras el maquillaje con el que se simulaban las heridas que sufrieron en el pasado.

El jefe de actividades culturales del organismo de promoción de la lengua española en Sao Paulo, Francisco de Blas, explicó a Efe que la "performance" tiene un "valor catártico" para las participantes, quienes no pudieron contener el llanto, pero también para los asistentes.

Tras la representación tendrá lugar la inauguración de una exposición de fotos y vídeos de Moysés y de la artista española Marisa González, seleccionados por la crítica de arte y curadora del proyecto, Margarita Aizpuru.

La muestra, que permanecerá abierta hasta el 28 de abril, busca establecer una suerte de diálogo entre las piezas de ambas artistas dentro del contexto de búsqueda de nuevos lenguajes artísticos y la creación de discursos expresivos renovados, alejados de los cánones establecidos por voces masculinas.

Además, la próxima semana tendrá lugar un coloquio en el que se desgranarán asuntos de género y su relación con las manifestaciones artísticas.

Se trata de un proyecto que pretende abordar la situación de la mujer en distintas partes del mundo desde los años 70 hasta la actualidad a través de la perspectiva del arte, precisó De Blas.

En su opinión, la programación tiene como objetivo favorecer "una toma de conciencia de un problema habitualmente silenciado" y recordar "que no todas las conquistas humanitarias han acabado en nuestro entorno inmediato".

Para el experto, la representación de Moysés, una creadora con un "contenido inevitablemente político" tiene un "valor sociológico inquietante pero conmovedor" y supone "una metáfora impactante" por el hecho de contar con un grupo de mujeres que recorren con su dolor un entorno urbanizado.