•   Guatemala  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Las autoridades de salud de Guatemala esperan vacunar a unas 700 mil persona, en especial menores de cinco años y ancianos, debido a un brote de la gripe AH1N1, que ya causó este año al menos siete muertos, informó el ministro de la cartera, Francisco Arredondo.

El funcionario comentó que ya ingresó un primer cargamento de 470.000 vacunas, de las 700 mil que se prevén para este año, pero el segundo cargamento podría llegar a recibirse en octubre próximo.

Arredondo detalló que la compra proviene del fondo rotativo de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

El ministro agregó que durante la vacunación se dará prioridad a los niños menores de cinco años, a ancianos y a las personas con problemas inmunológicos, renales y diabetes.

"El cargamento preventivo es muestra de los esfuerzos que está realizando el Ministerio para proteger la salud de los guatemaltecos, y que forma parte de las acciones preventivas que se están tomando especialmente para el sector infantil", comentó el ministro.

Pese a las medidas adoptadas por Salud Pública, el ministro expresó su preocupación de que los casos se incrementen durante el descaso de la Semana Santa, debido a las concentraciones masivas en procesiones, playas y otros lugares turísticos.

Según el reporte del Centro Nacional de Epidemiología, con fecha 19 de marzo, se contabilizan siete personas fallecidas a causa de la influenza y sus variantes (gripe).

Asimismo, las autoridades mantienen una alerta amarilla para todo el sistema hospitalario