•   Caracas, Venezuela  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, dijo que "no es tiempo de morir" sino de vivir y confirmó que permanecerá desde hoy y hasta el próximo miércoles o jueves en Cuba para recibir la segunda fase del tratamiento de radioterapia contra el cáncer.

"Me aferro a Cristo, no es tiempo de morir, es tiempo de vivir para seguir viendo la vida de la patria nueva, la patria buena", afirmó Chávez al concluir una cadena obligatoria de radio y televisión que encabezó hoy durante alrededor de dos horas.

El gobernante confirmó que viajará este sábado a La Habana para cumplir con "un compromiso, con una batalla" que le "trajo la vida".

"Pido a Dios y a Cristo redentor, nuestro Señor, me ayuden, además del amor del pueblo, a vencer también esta batalla para seguir viviendo junto a ustedes muchos años más", afirmó.

Señaló que estará de regreso "el día miércoles o el día jueves" y detalló que "son cinco sesiones de radioterapia, todos los días, una por día, durante cinco días consecutivos", después de lo cual tendrá dos días de reposo.

"Yo tengo fe en que no va a volver la amenaza que se vino incubando dentro de mi cuerpo. Y deseo igual a todas las personas que sufren de este mal o de otro y les pido que tengamos mucha voluntad en la batalla y mucha fe en la vida", añadió el mandatario, quien confirmó que le aplicarán cinco sesiones de radioterapia.

Chávez se trasladará a la isla casi 72 horas después de que retornara al país tras cinco días en Cuba, donde lleva adelante la recuperación del cáncer que le fue diagnosticado a mediados del año pasado y por el que volvió al quirófano hace poco más de un mes.

El presidente venezolano fue intervenido de urgencia el 10 de junio del año pasado en La Habana de un absceso pélvico y diez días después volvió a ser operado para extirparle un tumor que resultó canceroso y del que está siendo tratado desde entonces.

El pasado 24 de febrero, Chávez viajó nuevamente a Cuba para someterse, dos días después, a una intervención quirúrgica que lo mantuvo 21 días en ese país.