•   Villavicencio, Colombia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La misión humanitaria del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) y el colectivo Colombianos y Colombianas por la Paz aguardaba este lunes una mejoría del clima para buscar a un grupo de policías y militares que serán liberados por las FARC, que serían los últimos uniformados rehenes de esa guerrilla.

La misión debía partir a las 08H00 locales (13H00 GMT) desde el aeropuerto de Villavicencio (110 km al sur de Bogotá) para recoger en algún punto de la selva a los primeros liberados de entre seis policías y cuatro militares que han estado cautivos de las FARC por más de doce años.

Pero un fuerte aguacero retrasó su salida. "Así no creo que podamos volar. Hay que esperar un poquito, no se puede salir así", dijo la facilitadora Piedad Córdoba al llegar la mañana de este lunes al aeropuerto de Villavicencio.

Sin embargo, Córdoba insistió en que todo está listo para que se produzca la liberación, que se cumplirá en dos etapas: lunes y miércoles. "Ya en este momento tengo las coordenadas" del lugar donde serán entregados los rehenes, dijo.

"Hoy (lunes) comienza el proceso de liberación. La gente puede estar tranquila, el proceso se va a dar. Es un hecho, es un éxito total", había dicho poco antes Córdoba.

Para ese operativo, fueron suspendidas las acciones de las fuerzas militares en la zona.

Inmediatamente después de llegar a Villavicencio, los liberados serán llevados a Bogotá, donde recibirán atención médica.

Desde 2008, la ex senadora Córdoba ha mediado en la liberación de 20 rehenes políticos o policías y militares, que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC, comunistas) mantenía secuestrados por su valor de "canjeables" a cambio de cientos de sus guerrilleros presos.

Otros rehenes políticos o de la fuerza pública han sido rescatados en operativos militares, entre ellos la ex candidata presidencial de nacionalidad colombiana y francesa Ingrid Betancort, en 2008.

Familiares de los policías y militares secuestrados esperaban, con oraciones y cánticos, en el aeropuerto de Villavicencio.

La catedral de Nuestra Señora del Carmen, en el centro de la ciudad donde la víspera se realizó una misa por los rehenes, lucía enormes pancartas con las fotos de los policías y militares secuestrados, que también fueron colocadas en el aeropuerto y en las calles de la ciudad.

"Celebramos el regreso a la vida y a la libertad de nuestros héroes de la patria", decía uno de los carteles.

En Villavicencio se encuentran la guatemalteca Rigoberta Menchú, Premio Nobel de la Paz; la activista mexicana por los derechos humanos Margarita Zapata; y la argentina Mirta Acuña, fundadora de Madres de la Plaza de Mayo, invitadas por el colectivo Colombianos y Colombianas por la Paz.

"Vine a acompañar este proceso, como un acto que ayude a la paz de Colombia y su pueblo. Suramérica sufre muchos conflictos internos y solidarizándonos con nuestros pueblos hermanos podríamos lograrlo", dijo Menchú a la AFP.

Las FARC son la principal guerrilla de Colombia con unos 9.000 combatientes y casi medio siglo de lucha armada, según cálculos oficiales.

Este grupo de diez policías y militares son los últimos rehenes uniformados que las FARC dice mantener en su poder. Además, esa guerrilla prometió cesar el secuestro de civiles.

Recientemente, las FARC han planteado un diálogo al gobierno del presidente Juan Manuel Santos, quien exige como paso previo el fin del secuestro, de los atentados y del reclutamiento de menores.