•   Ciudad del Vaticano  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El papa Benedicto XVI instó a la comunidad internacional y a la sociedad civil a "liberar a la humanidad" de las minas antipersonas con ocasión del día internacional de las Naciones Unidas contra ese terrible flagelo.

El pedido fue lanzado durante la tradicional audiencia de los miércoles en el Vaticano y en él manifiesta su solidaridad a los familiares y víctimas de tales minas, diseñadas para matar o incapacitar.

"Apoyo a todos aquellos que se comprometen a liberar la humanidad de tales artefactos terribles, (...) que impiden a los hombres caminar por los senderos de la vida sin miedo de encontrar destrucción y muerte", dijo.

El Día Internacional para la Sensibilización contra las Minas Antipersonales fue institucionalizado el 4 de abril por Naciones Unidas para rechazar el uso indiscriminado de estos artefactos y concienzar al mundo sobre la creciente amenaza que representan para las personas.

El Papa ha condenado en varias ocasiones el uso de las minas antipersonas, prohibidas desde 1999 a través de una convención mundial, ratificada por 150 países.

Según cálculos de organismos independientes, hay más de 110 millones de minas repartidas en unos 64 países y cada año cerca de 26.000 personas mueren o sufren mutilaciones debido a la explosión de esas minas que no distinguen entre combatientes y población civil.

Entre los países más afectados en América Latina figuran El Salvador, Nicaragua, Colombia y Perú.