•   La Habana, Cuba  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Un grupo opositor cubano dijo este miércoles que suman 43 -y no 25- los disidentes detenidos en una "ola represiva" desatada el lunes en la provincia de Santiago de Cuba, en el oriente de la isla.

"Hemos podido verificar 43 opositores detenidos, 10 mujeres y 33 hombres, durante la ola represiva del lunes en Santiago de Cuba, y todos siguen bajo arresto", declaró a la AFP el opositor Elizardo Sánchez, quien dirige la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional.

La Comisión, que es ilegal aunque tolerada por el régimen comunista, había denunciado el martes que los detenidos en Santiago de Cuba eran al menos 25, pero este miércoles elevó la cifra a 43.

Sánchez afirmó que "casi todos los detenidos son miembros de la Unión Patriótica de Cuba", un grupo ilegal -como toda la oposición en la isla- que dirige el ex preso político José Daniel Ferrer. Este fue arrestado el lunes junto a su esposa, Belkis Cantillo, en su hogar en Palmarito de Cauto, un pueblo de Santiago de Cuba.

Una cuñada de Ferrer, detenida junto con la pareja, "fue liberada la mañana de este miércoles", contó por teléfono a la AFP un vecino del ex preso político.

Estados Unidos manifestó este miércoles estar "sumamente preocupado" por los arrestos de disidentes en Cuba y pidió su "inmediata" liberación.

"Obviamente estamos sumamente preocupados por las detenciones y el hostigamiento de grupos de activistas de la sociedad civil en las últimas dos semanas", señaló un portavoz del Departamento de Estado, Mark Toner.

La líder de las opositoras Damas de Blanco, Berta Soler, explicó el martes que entre los detenidos hay 24 activistas que se manifestaban en Palma Soriano, otro pueblo de Santiago de Cuba, para exigir la liberación de Andrés Carrión, arrestado por protestar durante una misa oficiada por el papa Benedicto XVI.

Carrión, de 38 años y cuyo paradero aún se desconoce según Sánchez, fue arrestado tras gritar "abajo el comunismo, abajo la dictadura" durante la misa del Pontífice en Santiago de Cuba, el lunes de la pasada semana.

El gobierno cubano califica a todos los opositores como "mercenarios" al servicio de Estados Unidos.