•   Naciones Unidas, Nueva York, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, defendió hoy la "adhesión universal" a los distintos tratados ideados para luchar contra las minas y los explosivos terrestres, como medida para evitar más muertes y que se ponga en peligro el desarrollo de numerosas naciones del mundo.

"Pido la adhesión universal a esos importantes tratados para ampliar la concienciación sobre la existencia de las minas y la necesidad de retirarlas", dijo Ban en su mensaje con motivo del día internacional contra las minas antipersonales.

Esos artefactos y los explosivos terrestres son "remanentes de la guerra y ponen en peligro el desarrollo y las vidas humanas", dijo el máximo responsable de la ONU, que lanzó un nuevo llamamiento para que se redoblen los esfuerzos de todos los Gobiernos para eliminarlos "en favor de un mundo seguro y sostenible".

"La acción en contra de las minas deja a las comunidades preparadas para una estabilidad duradera", aseguró Ban, quien aplaudió a los 159 Estados adheridos ya a la convención sobre la prohibición del empleo de minas antipersonales, y animó a todos los países a sumarse a esa iniciativa y otros tratados similares.

Ban alabó el trabajo de las distintas agencias de la ONU dedicadas a erradicar las minas antipersonales de zonas que han sido afectadas por conflictos, de quienes dijo que evitan que se produzca "mayor daño indiscriminado" y ayudan "a transformar zonas peligrosas en terrenos productivos".

La ONU lleva a cabo programas contra minas en 40 países, donde "enseña a las comunidades cómo vivir a salvo en áreas contaminadas y ayudan a los supervivientes con discapacidades a obtener acceso a un completo abanico de servicios y derechos", añadió el secretario general.

Ban destacó precisamente el trabajo realizado por Naciones Unidas en el último año en Libia, donde, tras el conflicto que acabó con el régimen de Muamar el Gadafi, se han podido desactivar y limpiar "miles de restos de explosivos de guerra" de escuelas, carreteras y áreas residenciales, y decenas de miles de personas han sido educadas sobre los riesgos de las minas.

También se refirió a los esfuerzos similares que la ONU ha llevado a cabo en los últimos doce meses en lugares como Albania, Costa de Marfil y la República Democrática del Congo.

Con motivo del día internacional contra las minas antipersonales, la sede central de la ONU acogió también una conferencia de prensa de los responsables del Servicio de Naciones Unidas para la Acción contra Minas Antipersonal (UNMAS).

"Pedimos a todos los países que se sumen a los tratados que dan cuerpo a la lucha contra las minas y, a los que ya lo han hecho, les demandamos que apliquen su contenido completamente y de manera adecuada", dijo su directora, Agnès Marcaillou.

Marcaillou defendió que los esfuerzos de la ONU, entre los que destacó los llevados a cabo en Camboya o Afganistán, entre otros, van "más allá de la remoción de minas, ya que también incluyen esfuerzos para que las personas afectadas recuperen la dignidad y se reinserten en la sociedad mediante el empleo y el apoyo de sus comunidades y los Gobiernos".

La ONU participa este año en la campaña "Presta tu pierna", inspirada en Colombia, para mostrar apoyo y compasión para con los supervivientes y enseñar a las comunidades cómo vivir de manera segura en zonas contaminadas por esos artefactos explosivos.