•   CASTELgandolfo, Italia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El papa Benedicto XVI rindió homenaje este lunes al papel "fundamental" de las mujeres en las comunidades cristianas durante la oración del Regina Caeli celebrada en su residencia de Castelgandolfo, cerca de Roma.

Recordando que, según la tradición católica, fueron mujeres las que hallaron la tumba vacía de Jesús y lo encontraron poco después de su resurrección, el Papa destacó que "las mujeres han vivido una experiencia de relación especial con el Señor".

Esta experiencia es "fundamental para la vida de la comunidad cristiana" y ello es así "en cualquier época, no solamente en el inicio del camino de la Iglesia", declaró el Papa, ante varios cientos de fieles congregados en el patio de su residencia veraniega.

"En todos los Evangelios, las mujeres ocupan un lugar grande en todos los escritos de la aparición de Cristo resucitado, así como de la pasión y la muerte de Jesús", aseguró el Papa, con voz firme pero un poco ronco.

Benedicto XVI, papa desde 2005, cumplirá 85 años el próximo 16 de abril.

Antes de recitar el Regina Caeli, la oración que en periodo de Pascua sustituye al tradicional Angelus dominical, Benedicto XVI rindió homenaje a la figura de María, "modelo sublime y ejemplarizante de esta relación (especial) con Jesús".

A través del "misterio pascual" la "Virgen María se convirtió también en la Madre de la Iglesia, es decir, de cada uno de los creyentes y del conjunto de su comunidad", dijo Benedicto XVI.

Tras el Regina Caeli, el Papa saludó a los presentes en francés, inglés, alemán, español e italiano.

Benedicto XVI fue calurosamente aplaudido por un grupo de hispanohablantes, que le gritaron un "Viva el Papa", en momentos en los que Benedicto XVI regresó hace poco de un viaje a México y Cuba.

El domingo, en su mensaje "urbi et orbi" ("a la ciudad y al mundo"), el Papa hizo un llamamiento a la paz, especialmente en Siria, y condenó "la persecución a las comunidades cristianas" desde Oriente Medio a África, en particular en Nigeria, donde acababa de producirse un sangriento atentado.