•   Beirut, Líbano  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Las autoridades libanesas condenaron hoy la muerte de un camarógrafo de televisión en una región fronteriza con Siria por disparos del ejército sirio y reclamaron a Damasco que abra una investigación sobre este caso.

En un comunicado, el primer ministro Nayib Mikati dijo que el Gobierno ha informado a las autoridades sirias de su "rechazo de ese acto inaceptable".

"Condenamos los disparos sirios sobre el equipo de periodistas libaneses", agregó Mikati, quien reclamó "una investigación sobre esa agresión", en la que falleció el cámara de la televisión libanesa "Al Yedid" Ali Chaaban, de 31 años.

Por su parte, el presidente libanés, Michel Suleiman, instó hoy a las autoridades sirias a depurar responsabilidades en este caso y a que se haga justicia.

Suleiman expresó sus condolencias y su apoyo total a la familia de la víctima y dio instrucciones al embajador del Líbano en Siria y al jefe del Comité superior líbano-sirio, Michel Jury y Nasri Jury, respectivamente, de que sigan de cerca las investigaciones.

También el ex primer ministro Saad Hariri condenó el ataque contra el equipo televisivo y consideró que ese acto constituye "un atentado contra la soberanía del Líbano".

Hariri imputó la responsabilidad de este asesinato al mismo Gobierno libanés, encabezado por el grupo chií Hizbulá, aliado de Damasco.

"El Gobierno libanés cierra los ojos ante la serie de ataques e incursiones de las fuerzas sirias en territorio libanés desde hace meses", denunció.

El cámara de televisión resultó herido de gravedad al disparar las tropas sirias contra el vehículo en el que viajaba con dos de sus compañeros, y falleció en el hospital al que fue trasladado.

Es la primera vez que un periodista libanés es víctima de disparos en la región de Wadi Jaled, donde se concentran miles refugiados sirios, aunque las zonas fronterizas han sido en varias ocasiones blanco de disparos e incursiones de las tropas de Damasco.

Siria y Líbano comparten 330 kilómetros de fronteras, que no han sido delimitadas de modo definitivo a pesar de varias demandas en ese sentido del lado libanés.

El conflicto sirio, en el que según la ONU han muerto más de 9.000 personas, ha dividido a la sociedad libanesa, que teme que su país se vea afectado por la inestabilidad en el vecino mayor.