•   Lima, Perú  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Un grupo armado mantiene secuestrados a siete trabajadores en una región selvática del Perú después de retener inicialmente a 30 personas, dijo a Efe una fuente próxima a las fuerzas de seguridad del Estado.
    
Según esta fuente -que solicitó el anonimato-, el grupo armado, presumiblemente un comando de Sendero Luminoso, liberó a 23 de un total de 30 trabajadores peruanos que retuvo hoy en la zona del Valle de los ríos Apurímac y Ene (VRAE), en el sureste de Perú, en circunstancias aún desconocidas.

Según la fuente, las siete personas que permanecen secuestradas son trabajadores de la empresa Coga y Skanska, relacionadas con actividades contratadas por el consorcio de gas de Camisea.

En un inicio se informó de que los secuestrados eran diez y que habían sido interceptados en el centro poblado de Kepashiato, una zona selvática de difícil acceso donde se movilizan remanentes de la banda armada Sendero Luminoso y mafias del narcotráfico.

El jefe de la División Policial de Quillabamba, coronel Ronald Bayona, señaló a Efe que los captores son un grupo de 20 a 30 personas que huyeron en tres camionetas con rumbo desconocido.

"Esta gente antes de retirarse de Kepashiato ha hecho propagaciones (discursos) subversivas. Han reunido a toda la población y le han hecho conocer su ideología", afirmó Bayona.

Los puestos policiales más cercanos se encuentran en Quillabamba, a unas ocho horas de Kepashiato, y en Pichari, a unas doce horas.

Según información a la que tuvo acceso Efe, solo el frente policial de Pichari se ha movilizado a la zona, donde abunda la vegetación y los caminos se encuentran en mal estado, mientras que en Quillabamba se está a la espera de un helicóptero que salga a patrullar el lugar.