•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente estadounidense, Barack Obama, elogió este lunes la “fuerte” relación con Brasil pero aseguró que puede ir a más al recibir por primera vez en la Casa Blanca a su homóloga brasileña, Dilma Rousseff, quien criticó la política monetaria de los países avanzados.

“La buena noticia es que la relación entre Brasil y Estados Unidos nunca ha estado más fuerte, pero se pueden hacer cosas más ambiciosas”, dijo Obama a la prensa en el Despacho Oval.

“Tenemos que hacer importantes progresos en materia energética”, añadió Obama, interesado en alejar a su país de las importaciones petroleras de países como Venezuela.

Rousseff secundó esos llamados a la cooperación pero acto seguido criticó “las políticas monetarias de los países ricos (que) llevan a la desvalorización de (sus) monedas, poniendo en peligro el crecimiento de los países en desarrollo”.

Consideró que Estados Unidos puede jugar un rol “muy importante”, tanto “en la contención de la crisis” mundial como en el impulso al crecimiento y dijo que los países como Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica -conocidos como BRICS- ya han contribuido de manera “significativa” al crecimiento mundial.

Luego, ante los empresarios de la Cámara de Comercio estadounidense, volvió a insistir.

“Si estos países preconizan políticas fiscales de contención (...) serán políticas regresivas para esos países motores del crecimiento” mundial, dijo la líder brasileña.

Repudio al proteccionismo
“Brasil repudia todas las formas de proteccionismo, incluido (...) el proteccionismo cambiario”, añadió.

Brasil, sexta economía del mundo, enfrenta una apreciación de su moneda frente al dólar, alimentada por la política de tasa casi cero que ha aplicado la Reserva Federal para combatir los efectos de la crisis de 2008.

Rousseff y Obama se reunieron durante hora y media acompañados de delegaciones ministeriales y pasaron luego a un almuerzo de trabajo restringido. Obama había invitado a Rousseff a visitarlo en Washington durante su visita a Brasil del año pasado.

Pero aunque los dos mandatarios coincidieron en que quieren que la cooperación bilateral se intensifique, los anuncios concretos fueron modestos.

Divulgaron un nuevo memorando en materia de cooperación aeronáutica, la reafirmación de su compromiso con un programa de intercambio estudiantil y recordaron que han facilitado las condiciones de viaje para los turistas brasileños.