•   Damasco, Siria  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Más de 100 personas, en su mayoría civiles, murieron este lunes en Siria víctimas de la violencia, informó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, OSDH, a pocas horas del plazo establecido por la ONU para que el ejército sirio retire los tanques de las ciudades.

Al menos 101 personas, entre ellas 74 civiles, 19 miembros de las fuerzas gubernamentales y ocho rebeldes, murieron el lunes en Siria, precisó el OSDH.

Las fuerzas armadas lanzaron este lunes ataques en varias regiones de Siria, causando muertos no solo en su territorio sino en Turquía y el Líbano vecinos.

Los ataques se produjeron pocas horas antes de la fecha fijada por la ONU para que el ejército se retire de las ciudades con miras a un cese del fuego que parece cada vez más improbable.

Las esperanzas disminuyeron luego de que el régimen de Bashar al Asad afirmara el domingo que no retiraría sus tropas en la fecha prevista por la ONU, salvo si tenía “garantías escritas” de los combatientes rebeldes, que asimiló a “terroristas”.

Los insurgentes respondieron declarándose dispuestos a respetar el cese del fuego si Damasco hacía otro tanto.

Las nuevas violencias causaron 100 muertos el lunes, entre ellos 35 en los bombardeos de la provincia de Hama, donde el ejército lanzó ataques aéreos, según el OSDH.
 

La posición rebelde
“Anunciamos el cese de nuestras operaciones contra el ejército del régimen a partir de la mañana del 10 de abril y respetaremos esta promesa si el régimen se compromete a respetar las cláusulas del plan”, declaró a la AFP el coronel Kassem Saadeddin, portavoz del Ejército Sirio Libre, ESL.

El domingo, el coronel Riad al Asaad, jefe del ESL, había reafirmado haberse “comprometido con el plan Annan” pero precisó que sus garantías estaban reservadas a la comunidad internacional, no al régimen.

Pekín, aliado de Damasco, llamó a las dos partes a respetar sus “compromisos”. “China exhorta al gobierno sirio y a las partes implicadas en Siria (...) a respetar sus compromisos de cese del fuego y de retirada de las tropas”, declaró el portavoz de la diplomacia china, Liu Weimin.

El 2 de abril la ONU anunció que Damasco aceptaba el plan del emisario internacional Kofi Annan, que le obligaba a retirar sus tanques a más tardar el martes por la mañana, como condición previa para el cese del fuego general previsto en las 48 horas siguientes.

Según los militantes, las exigencias de garantías escritas formuladas por el régimen no son más que una nueva táctica dilatoria.

“El régimen pensó que --de aquí al 10 de abril-- iba a recuperar el control de las ciudades-rebeldes. Como no es el caso, trata de ganar tiempo”, afirmó a la AFP, Rami Abdel Rahman, presidente del Observatorio Sirio de Derechos Humanos, OSDH.