•   Panamá  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

Centroamérica intentará el próximo sábado alcanzar un consenso en torno a asuntos como la lucha antidrogas y la seguridad regional, de cara a la VI Cumbre de las Américas, que comenzará ese mismo día en la ciudad colombiana Cartagena de Indias, informó ayer una fuente oficial.

Los gobiernos de la región han reconocido el fracaso de la lucha frontal antinarcóticos que lidera Estados Unidos, y ahora buscan alternativas para enfrentar ese flagelo, aunque la mayoría rechaza la despenalización promovida por Guatemala.

La controversia
Para tratar el asunto, los presidentes centroamericanos han sido convocados el sábado en Cartagena por el gobernante hondureño, Porfirio Lobo, en su calidad de presidente de turno del Sistema de Integración Centroamericana, SICA, dijo a Acan-Efe un portavoz de la Casa Presidencial en Tegucigalpa, sin dar más detalles.

El Salvador, Honduras, Nicaragua y Panamá desaprueban la despenalización, mientras que Costa Rica no se ha pronunciado abiertamente contra la iniciativa, pero ha alertado de que hay que analizarla con mucho detalle, porque tampoco significaría la solución automática al problema.

El tema ha generado tensiones en Centroamérica, luego de que el impulsor de la iniciativa, el presidente guatemalteco Otto Pérez Molina, acusó a Estados Unidos de “boicotear” hace dos semanas una Cumbre regional sobre ese y otros temas, y de “utilizar” para ello a su colega salvadoreño, Mauricio Funes.

Pérez Molina, un general retirado que asumió el gobierno guatemalteco a principios de este año, convocó el pasado 24 de marzo una Cumbre en su país, para hablar de nuevos enfoques en la lucha antidrogas a fin de presentar un discurso regional en la Cumbre de Cartagena, pero finalmente solo asistieron los mandatarios de Panamá, Ricardo Martinelli, y de Costa Rica, Laura Chinchilla.

Funes rechazó la tesis del “boicot” y aseguró que tanto él como los presidentes de Nicaragua, Daniel Ortega, y de Honduras, desistieron de asistir al encuentro porque hubo un cambio en la agenda y tenían la percepción de que se intentaría presentar la despenalización como una propuesta de la región.

En la accidentada reunión de Guatemala se acordó continuar la discusión sobre la reorientación del combate al narcotráfico en base a propuestas como la despenalización, o exigir a los países consumidores el pago de compensaciones por cada cargamento incautado y por la destrucción de los cultivos de amapola y marihuana.

Pérez Molina sostuvo este lunes que “es necesario” que los líderes de la región se sienten “a discutir para encontrar nuevas rutas” para hacer frente el narcotráfico, entre ellas la despenalización, que planteará en su discurso en Cartagena.

Reiteró que no pretende “imponer nada” a ningún país, e insistió en que al debate sobre su propuesta debe “quitársele la carga ideológica”

que algunos líderes le han achacado.