•   Pyongyang  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Corea del Norte consagró este miércoles a su nuevo líder, Kim Jong-Un, en una histórica reunión de su partido único que lo designó “Primer Secretario”, antes del lanzamiento de un cohete que irrita a la comunidad internacional y especialmente a Estados Unidos.

La conferencia del Partido del Trabajo de Corea, PTC, designó formalmente en el cargo a Kin Jong-Un, hombre fuerte del régimen que sucedió a su padre Jong-Il, fallecido el 17 de diciembre de 2011 y que ostenta ahora el título honorífico de Jefe “Eterno” del partido.

Según el diario oficial del PTC, el régimen designó además a un nuevo ministro de las Fuerzas Armadas, lo cual según los observadores constituye señal de una renovación de generaciones en el seno de la cúpula norcoreana orquestada por Kim Jong-Un para asentar su autoridad ante los militares.

Esta conferencia extraordinaria, la cuarta celebrada desde la creación en 1948 de la República Popular Democrática de Corea, RPDC, marcó el inicio de las celebraciones del centenario del nacimiento de su fundador, Kim Il-Sun, abuelo fallecido del nuevo dirigente.

La propaganda oficial inundó el miércoles los medios oficiales con mensajes a la gloria de Kim Jong-Un, que tiene menos de treinta años y ya fue ascendido al grado de Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas norcoreanas, al frente de 1.2 millones de hombres.

Kim, escribe el Rodong Sinmun, órgano de prensa del PTC, “es un general enviado del cielo y un gran líder”. “La conferencia histórica del Partido del Trabajo de Corea que se inaugura hoy demostrará de manera brillante la voluntad de hierro y la fe inquebrantable del partido y del pueblo en el camino hacia la victoria, trazado por el querido camarada Kim Jong-Un”, agrega el editorial.