•   Ica, Perú  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Los nueve mineros atrapados durante siete días en una mina de cobre irregular en el sur de Perú, fueron rescatados sanos y salvos este miércoles tras una semana de trabajos que se vieron entorpecidos por varios derrumbes.

Los mineros empezaron a salir caminando del socavón, uno por uno, junto con los socorristas, a partir de las siete de la mañana, hora local, portando cada uno de ellos lentes oscuros para protegerse de la luz solar y abrigados con mantas.

Uno de los mineros salió caminando con dificultad y con una máscara de oxígeno, apoyado en dos socorristas.

El presidente Ollanta Humala, autoridades y sus familiares los recibieron en la boca del túnel de la mina cuprífera Cabeza de Negro, escenario del drama que tuvo en vilo a Perú desde el jueves pasado y que recordó al vivido en Chile en octubre de 2010 con el rescate de 33 mineros que pasaron 70 días bajo tierra.

“Es como volver a nacer, este momento”, dijo Edwin Bellido, uno de los rescatados, que se reencontró con sus dos hijas menores y su esposa en medio de lágrimas y la emoción del momento.

Imágenes del canal estatal mostraron que antes de salir, los mineros recorrieron cargados en una camilla el trecho de 250 metros desde el socavón donde estuvieron atrapados hasta la boca del túnel.

Tarea cumplida
Una bandera peruana fue izada en un asta rústica al pie del cerro donde está el túnel, por un grupo de los mineros que participaron en el rescate, y luego los mineros y Humala ondearon otra bandera peruana ante las cámaras de la prensa.

“La mejor medicina de estos compatriotas es encontrarse con su familia. Tarea cumplida”, dijo a periodistas el presidente Ollanta Humala.

Los mineros fueron internados a media mañana en observación en el Hospital de la Seguridad Social, en Ica, donde permanecerían entre 12 y 24 horas para estabilizarlos tras el encierro forzoso de una semana que soportaron en la mina.

“Los hemos evaluado y bañado, nos sentimos contentos de que hayan llegado no graves que era lo que más temíamos”, dijo el médico Alberto Ramírez, jefe de Emergencia de ese hospital.

En el hospital se les practicó exámenes de sangre y radiografía de pulmones, y se les brindó ayuda sicológica ante el riesgo de cuadros de estrés postraumático.

Antes de salir, los mineros pasaron un primer control en el interior del túnel, para evaluar sus funciones vitales a cargo de médicos del Sistema de Atención Médica Móvil de Urgencia, SAMU.

Los mineros conversaron con el presidente peruano unos minutos antes de ser conducidos a una carpa que sirve de improvisado hospital de campaña para evaluar nuevamente sus signos vitales.

“Pasamos momentos críticos adentro. Tuvimos que dormir sobre plásticos, sin colchones”, relató Bellido, uno de los primeros mineros en contar su experiencia.

“Nos hacíamos chistes y ejercicios físicos para pasar el tiempo y no angustiarnos. Comíamos con nuestros cascos los alimentos líquidos que llegaban por la manguera que nos contactó con el exterior”, añadió.

En las carpas hospital los mineros recibieron oxígeno, líquidos rehidratantes, bebidas calientes y algunos de ellos se recostaron en camillas.