•   San José, Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

Dirigentes de centrales sindicales de todo el mundo, que representan unos 175 millones de trabajadores en 153 países, se reunieron hoy en Costa Rica para discutir sobre políticas sociales y empleo en tiempo de crisis económica.

La secretaria de política sindical de la Confederación Sindical de Trabajadores de las Américas (CSA), la costarricense Amanda Villatoro, explicó a Acan-Efe que "la situación actual para la libertad sindical es complicada y dramática por la crisis", y que por esa misma razón es indispensable que se refuerce el papel de los sindicatos en cada país.

A la cita acudieron, entre otras, La Confederación Sindical Internacional (CSI), con sede en Bruselas; la CSA y el Consejo Sindical Unitario de América Central y el Caribe (CSU).

"La crisis desde 2008 nos ha dejado en un situación de total repliegue; muchos empleadores dicen que tendremos acceso al trabajo o a los derechos, pero que las dos cosas no se pueden tener", dijo.

Una opinión similar expresó el representante en Costa Rica, Nicaragua y Panamá de la Friedrich Ebert Stiftung (de Alemania), Michael Langer, quien considera que los recortes y medidas de flexibilización laboral impulsadas en algunos países son una "vieja receta" que ha probado ser equivocada.

"En momentos de mucha presión existe siempre la vieja receta de flexibilizar el trabajo, ajustar remuneración y seguridad social. Esos no son más que respuestas simples y limitadas que no solucionarán el problema porque éste ha nacido del sistema financiero y de ahí es donde debe venir la solución", indicó.

"Los trabajadores no deben llevar el precio del ajuste", subrayó, al añadir que "los sindicatos tienen una voz muy importante en la búsqueda de opciones y como garantes de derechos".

Para Villatoro, el movimiento sindical internacional está tratando de trabajar unido en la búsqueda de nuevos modelos de desarrollo "frente a las necesidades insatisfechas del neoliberalismo", y citó a Brasil como un buen ejemplo a seguir.

"Brasil tiene políticas públicas fuertes que han impactado la pobreza y la calidad de vida de los trabajadores, ha probado que puede existir un crecimiento económico pero no a costa de los derechos de los trabajadores", puntualizó.

Sobre la situación regional, la líder sindical explicó que América tiene dos polos de desarrollo en cuanto a la libertad y protección de los derechos de los trabajadores, en Estados Unidos y Canadá, y en el Cono Sur, mientras que en el medio dominan las grandes carencias, "especialmente en Centroamérica".

"En Argentina el 30% de la PEA (Población Económicamente Activa) está sindicalizada y las convenciones colectivas cubren al 70% de los trabajadores, mientras en Costa Rica ni siquiera hay libertad sindical en el sector privado", dijo a modo de ejemplo.