•   Cartagena, Colombia  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Los presidentes de México, Felipe Calderón, y de Guatemala, Otto Pérez Molina, llegaron hoy a la ciudad colombiana de Cartagena de Indias para participar en la VI Cumbre de las Américas, ambos dispuestos a hablar sobre drogas, el problema que afecta profundamente a las dos naciones.

En una breve declaración en el aeropuerto Rafael Nuñez de Cartagena, Calderón afirmó que los pueblos de América, incluidos Canadá y Estados Unidos, deben trabajar juntos para superar las preocupaciones globales.

"Una de ellas es la lucha contra el crimen organizado, trasnacional y el narcotráfico, que ha sembrado de violencia y muerte en muchos de los países de nuestra región y que han sufrido mucho, particularmente Colombia y México", indicó.

Calderón consideró que hay mucho que aportar, "pero también que exigir en términos de la corresponsabilidad" para enfrentar "un problema que no es de un sólo país sino que es un problema trasnacional".

Por eso reclamó a los Gobiernos de las demás naciones que conforman las Américas "aunar esfuerzos para frenar el tráfico indiscriminado de armas", especialmente provenientes de Estados Unidos.

También a cortar el flujo de dinero ilícito que llega a manos del crimen organizado y al narcotráfico trasnacional, "capaz de financiar su estela de muerte", argumentó.

"A mí me queda claro que tenemos que encontrar formas para darle el crecimiento con justicia y el verdadero desarrollo que merecen nuestros pueblos para lograr una América con justicia. Por eso uno de los mecanismos es estimular el comercio y la inversión entre todos los países", puntualizó.

Pérez Molina, que llegó poco después, saludó a los periodistas congregados en este aeropuerto y partió hacia el centro de la ciudad de Cartagena, dispuesto a plantear ante la Cumbre de las Américas, que se celebrará el sábado y domingo próximos, la despenalización de las drogas como fórmula para frenar el círculo de violencia que azota a Centroamérica.

Una propuesta delicada y controvertida ya que buena parte de los países latinoamericanos, y en especial centroamericanos, no están de acuerdo con ella.

Con la llegada de Calderón y Pérez Molina ya son cuatro los gobernantes que se encuentran en Cartagena de Indias para la cumbre, una vez que ya arribaron a esta urbe del Caribe colombiano el chileno Sebastián Piñera y la primera ministra de Jamaica, Portia Simpson-Miller.