•   Tokio, Japón  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Japón denunció este viernes el lanzamiento de un cohete norcoreano como una "grave provocación", por parte de Pyongyang, que viola resoluciones de la ONU.

"Incluso si es un fracaso, es una grave provocación a nuestro país, y a otros países, que viola las resoluciones 1695, 1718 y 1874 de la ONU. Hemos enviado una enérgica protesta por la vía diplomática", explicó el portavoz del gobierno japonés, Osamu Fujimura.

El cohete norcoreano, lanzado a las 07H39 locales (22H39 GMT del jueves), debía, según Pyongyang, colocar en órbita un satélite civil de observación terrestre. Japón y sus aliados, Corea del Norte y Estados Unidos, denunciaron por adelantado que se trataba de un ensayo de misil balístico, prohibido a Corea del Norte por resoluciones de la ONU.

"Lo que Corea del Norte ha llamado un cohete lo más probable es que se trate de un misil", dijo Fujimura.

El ministro japonés de Defensa, Naoki Tanaka, había indicado poco después del anuncio del disparo que "un objeto volador lanzado desde Corea del Norte" había, "al parecer, volado durante más de un minuto antes de caer al mar".

Tanaka agregó que el vuelo del artefacto y su caída "de ninguna manera habían afectado la seguridad del país".

Citando una fuente del Ministerio de Defensa, el canal de televisión pública NHK dijo que el cohete voló 120 km antes de romperse en cuatro partes y caer en el mar Amarillo, al oeste de la península coreana.

Corea del Norte había preparado el lanzamiento desde su centro espacial de Tongchang-ri, en el noroeste del país. La primera etapa de su cohete debía caer en el Mar Amarillo, al oeste de la península coreana, y el segundo al este de Filipinas, sobrevolando algunas de las islas de Okinawa (sur de Japón).

Japón se había declarado dispuesto a destruir el cohete norcoreano en el caso de que amenazase su territorio, pero nada parecía indicar, una hora después del lanzamiento, que Tokio haya utilizado sus misiles antimisiles.