•   Tegucigalpa, Honduras  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Tres empleados de una gran empresa agroindustrial fueron asesinados la tarde del jueves en el valle del Aguán, en el noreste de Honduras, con lo que ya suman 50 las muertes en el marco del conflicto por tierras en esa zona del país, informaron las autoridades.

Un escueto informe de prensa de la Policía reveló que "Denis Rodríguez, Jeremías Portillo y Luís Bolton, empleados de la empresa Dinant, murieron acribillados cuando se transportaban en un vehículo entre Olanchito y Sábá", unos 800 km al noreste de la capital, por hombres que los atacaron con armas de grueso calibre.

El pasado miércoles las autoridades descubrieron el cadáver de un campesino, Adonis López, en una carretera de tierra en una de las fincas y un día antes desconocidos mataron a otro campesino, Arnoldo Robles, e hirieron a cuatro al tenderles una emboscada en otra finca y atacarlos a tiros.

Según el gubernamental Comisionado de Derechos Humanos, más de 50 campesinos y empleados o guardias de firmas agroindustriales de palma africana han muerto en dos años de enfrentamietos por la disputa de tierras o la acción de bandas delictivas del narcotráfico en el fértil valle del Aguán, en la costa del Caribe.

Decenas de agrupaciones campesinas, pertenecientes al Movimiento Unificado de Campesinos del Aguán (MUCA) y al Movimiento Reivindicador Campesino del Aguán, ocupan tierras de poderosos terratenientes que han contratado guardianes para protegerse o para desalojar a los invasores.

Químicas Dinant es una de esas empresas, que posee miles de hectáreas cultivadas de palma africana para exportar el aceite comestible y para biodiesel, propiedad del poderoso empresario Miguel Facussé, que reside en la capital.

El gobierno de Porfirio Lobo intentó comprar 11.000 hectáreas para entregarlas a los campesinos, pagaderas a largo plazo y a bajos intereses, pero sólo ha logrado adquirir unas 2.000.

Militares y policías vigilan el valle del Aguán desde octubre, donde también organizaciones de narcotraficantes trasiegan droga desde Sudamérica hacia Estados Unidos a través del mar y usando pistas clandestinas de aterrizaje.