•   Lima, Perú  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El gobierno peruano realiza un trabajo "silencioso y articulado" de la Policía y el Ejército para liberar a 36 trabajadores de una empresa sueca y una peruana, secuestrados en Echarate (sudeste) por la guerrilla Sendero Luminoso, que el jueves disparó a un helicóptero y mató a una policía.

"Lo importante es que estamos trabajando; el gobierno está haciendo una labor importante, silenciosa y articulada de inteligencia para poder capturar a estos delincuentes", subrayó este viernes al Canal N.

Jiménez ratificó que "un Estado democrático como el Perú no negocia con delincuentes terroristas" e instó a los familiares de los plagiados a confiar en la labor que están realizando las autoridades para recuperar sanos y salvos a sus familiares.

Los secuestradores piden un rescate de diez millones de dólares.

"Lo que tienen que hacer las familias de los secuestrados es confiar en que las autoridades están haciendo lo correcto", subrayó.

El jueves el presidente Ollanta Humala afirmó que "en muy corto tiempo esperamos resolver el problema, buscando que el costo sea cero, de manera de recuperarlos sanos y salvos".

De los 36 trabajadores secuestrados, 28 pertenecen a la empresa sueca Skanska y ocho a la empresa Construcciones Modulares, que brindan servicios al consorcio internacional que explota los yacimientos gasíferos de Camisea, los más importantes de Perú.

El gobierno envió a 1.500 soldados al distrito selvático de Echarate, donde está el poblado Kepashiato, lugar del secuestro, en la región de Cusco, 500 km al sudeste de Lima.

La región forma parte del extenso Valle de los ríos Apurímac y Ene, la mayor cuenca cocalera del país donde operan bandas de narcotraficantes.

El gobierno implantó el miércoles el estado de emergencia en Echarate por 60 días, con la suspensión de algunas garantías individuales como los derechos de inviolabilidad del domicilio y el derecho de reunión.

El titular de Justicia envió sus condolencias a la familia de la capitana de la policía Nancy Flores, quien murió de un balazo en el pecho cuando como copiloto de un helicóptero participaba la tarde del jueves en la búsqueda de los cerca de 70 senderistas que ejecutaron el plagio. En el ataque resultaron heridos un policía y un civil.

El ataque al helicóptero y el secuestro es atribuido a una columna "marcoterrorista", término con el cual el gobierno define a los remanentes del senderismo que actúa en alianza con narcotraficantes.

Sendero Luminoso desató una guerra interna que entre 1980 y 2000 que dejó un saldo de 70.000 muertos y desaparecidos.