• Caracas, Venezuela |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, encabezó hoy un multitudinario acto en recuerdo del fin del golpe de Estado que hace diez años le sacó brevemente del poder, en una jornada en la que recibió a su colega de Uruguay, José Mujica, y dejó en el aire su participación en la Cumbre de las Américas.

Chávez se presentó en horas de la tarde ante sus seguidores en el Palacio de Miraflores, sede de Gobierno, para celebrar el décimo aniversario del fallido golpe de abril, acto que aprovechó para cargar contra la oposición, a la que acusó de golpista, y a su candidato, Henrique Capriles, a quien volvió a insultar.

En su intervención, Chávez también se refirió a la Cumbre de las Américas, que comienza mañana, en Cartagena de Indias (Colombia), donde, según dijo, aún no ha decidido si estará.

"Yo todavía no sé si voy a Cartagena porque en verdad no lo voy a decidir yo sino los médicos, mi equipo médico. Tendremos que evaluar en las próximas horas", indicó el presidente venezolano en su primera presentación ante sus seguidores desde que regresó el pasado miércoles tras una nueva etapa de radioterapia.

"Lo que sí es cierto y seguro es que mañana me voy de nuevo a La Habana a continuar con el tratamiento, un nuevo ciclo de tratamiento", indicó el presidente venezolano.

Chávez regresó hace dos días a su país tras someterse al tercer ciclo de radioterapia, tratamiento que sigue desde que fue operado el 26 de febrero de un nuevo tumor canceroso, recurrencia del cáncer del que fue intervenido en junio del año pasado también en la isla.

El gobernante indicó que, además, en esta ocasión pedirá permiso a la Asamblea Nacional para poder quedarse en Cuba más de cinco días, y completar así el tratamiento de radioterapia en lugar de regresar el miércoles para volver el sábado como viene haciendo actualmente.

Ante sus seguidores, el presidente venezolano dedicó parte de su intervención a descalificar a Estados Unidos y a Canadá por negarse a que la Cumbre de Cartagena trate la exclusión de Cuba y la disputa por las islas Malvinas, y afirmó que habría que acabar con este tipo de cumbres.

"Solo hay dos gobiernos que se oponen frontalmente" con argumentos, prosiguió, "que no convencen a nadie, porque no son argumentos", y además lo hacen "de manera irrespetuosa" con los pueblos de la región, indicó, al mencionar a Estados Unidos y Canadá.

"¡Habría que acabar con esas cumbres!. Sencillamente así", dijo en su alocución, transmitida en cadena nacional de radio y televisión ante miles de sus seguidores desde el Palacio de Miraflores.

Chávez no dejó pasar la conmemoración del golpe de 2002, que le sacó del poder durante algo menos de 48 horas, para cargar contra la oposición venezolana y su candidato a las elecciones presidenciales de octubre, Henrique Capriles, a quien insultó reiteradamente en su discurso y acusó de representar al fascismo.

Además, volvió a denunciar supuestos planes golpistas de la oposición para no reconocer el eventual triunfo que estima cosechará en octubre y anunció la creación de un comando de campaña "antigolpe".

Ese comando "cívico-militar" tendrá, dijo, la misión de crear un plan para el caso de un golpe, en lo referido no sólo al orden público sino también a "la respuesta que nosotros daríamos en profundidad contra esta burguesía que se cree más allá de la Constitución, más allá de las leyes", dijo.

Tras su intervención, Chávez se reunió con Mujica, quien había llegado anoche a Caracas para entrevistarse con su colega venezolano antes de viajar a Cartagena para participar en la Cumbre de las Américas.

Mujica salió de la reunión, que duró aproximadamente 40 minutos, acompañado por el vicepresidente ejecutivo, Elías Jaua, y sin hacer declaraciones sobre el encuentro.

El canal estatal de televisión VTV trasmitió imágenes del encuentro, en el que se vio a los gobernantes abrazándose efusivamente y conversando junto a varios ministros venezolanos.

El presidente uruguayo se había reunido en la mañana con Jaua y varios miembros del Gabinete de Chávez para repasar los acuerdos suscritos entre ambos países en materia energética, alimentaria y de transporte.

"Ha sido una reunión muy fructífera de aproximadamente tres horas donde hemos constatado el buen avance de los proyectos de cooperación entre Uruguay y Venezuela", indicó Jaua a periodistas a la salida de esa cita.