• Cartagena, Colombia |
  • |
  • |
  • ACAN-EFE

Los cancilleres americanos comenzaron ayer una nueva reunión en busca de un difícil consenso sobre temas como la incorporación de Cuba a las cumbres de las Américas y el reclamo de Argentina sobre la soberanía de las Malvinas.

El propósito de la reunión de cancilleres es dejar listos los documentos que emitirá la VI Cumbre de las Américas que tendrá lugar este sábado y mañana domingo en esta ciudad colombiana, incluida la declaración final, sobre la que al parecer no hay mayores diferencias, según fuentes de la organización.

El escollo radica en las declaraciones sobre temas puntuales que promueven países o grupos de países.

Tanto la exclusión de Cuba en estas cumbres como el conflicto por Malvinas fueron tratados ya el pasado jueves por los cancilleres sin resultados, pues Estados Unidos y Canadá mantienen una postura contraria, frente a los países latinoamericanos que prácticamente en su totalidad están a favor, aunque con matices.

Evo increpa a Clinton
A lo largo de la jornada, Cuba y Malvinas salieron a relucir en otros foros de esta Cumbre como el diálogo político entre agentes sociales y gobiernos de esta mañana, donde el presidente boliviano, Evo Morales, reclamó a la secretaria de Estado de EU, Hillary Clinton, que no se discrimine más a Cuba en estas cumbres.

También la instó a aceptar que las Malvinas son argentinas, pese a estar bajo soberanía británica desde 1833, lo que a su vez el canciller argentino, Héctor Timerman, calificó de una “agresión” del Reino Unido a su país.

Sobre el tercer tema fuera de la agenda que acapara la atención de esta Cumbre, los llamamientos a revisar la política antidroga, el presidente de Guatemala, que defiende la despenalización de las drogas, dijo que le parece “difícil” que eso quede plasmado en una declaración.

“Lo importante es que el tema está planteado”, señaló Pérez Molina, quien aseguró que lo volverá “a levantar mañana en la reunión de presidentes”.

También “que haya conciencia de que hay que hacerle frente al narcotráfico, y sabemos que la hay, y que el resto de presidentes estén abiertos y dispuestos a dialogar”, subrayó.

Estados Unidos y Canadá alegan que Cuba no puede participar en las cumbres de las Américas porque no reúne los requisitos para ser considerado una democracia fijados por los participantes en 2001, y a la vez tienen una especial relación con el Reino Unido, el otro implicado en el conflicto de las Malvinas.