• Nueva York, Estados Unidos |
  • |
  • |
  • AFP

El Consejo de Seguridad de la ONU aprobó hoy por unanimidad el envío de los 30 primeros observadores internacionales a Siria con la misión de vigilar el pleno cumplimiento del plan de paz por el Gobierno y la oposición de ese país árabe.

"Damos la bienvenida a la aprobación de esta resolución, pero lamentamos que se haya producido después de un año de inimaginable sufrimiento del pueblo sirio", dijo el embajador del Reino Unido ante la ONU, Mark Lyall Grant, tras la votación del máximo órgano de seguridad internacional.

Los quince, además, subrayaron la labor realizada por el enviado especial de la ONU y la Liga Árabe, Kofi Annan, en las seis semanas que lleva gestionando un conflicto político que ha causado miles de muertos.

Tras intensas negociaciones, Moscú y Pekín dieron su luz verde a esta resolución sobre Siria, que es la primera que el Consejo de Seguridad -que en abril preside Estados Unidos- ha conseguido consensuar después de los trece meses que dura el conflicto en el país árabe y que es también su primer documento de mayor rango en relación a esa crisis.

El embajador alemán ante la ONU, Peter Wittig, destacó que "ésta es la primera resolución del Consejo de Seguridad" sobre la crisis siria, "y hay que dar la bienvenida a la unidad del Consejo. Llega tarde, pero no demasiado".

Rusia y China han ejercido ya su derecho de veto en dos ocasiones para evitar una resolución de condena contundente a Damasco.

La resolución adoptada por unanimidad este sábado entre los quince permite el envío "de 30 observadores militares desarmados", que estarán encargados de "tener contacto con las partes e iniciar un informe sobre la plena implementación del cese de la violencia armada de todo tipo por todas las partes".

En lo referente al despliegue de la misión completa, uno de los puntos que no contentaba a Rusia, el texto aprobado indica únicamente que "se le pide al Gobierno sirio y a las partes que aseguren que esta misión avanzada puede realizar sus funciones".

Wittig insistió en que ahora las miradas están puestas en el régimen sirio y apeló a que el Gobierno de ese país tiene un historial "de muchos compromisos no cumplidos. El Gobierno sirio tiene que cumplir plenamente con todos los puntos del plan de paz de Annan".

Siria "está en una situación extremadamente crítica: Se necesita que todas las partes, incluida la oposición, cumplan los seis puntos del plan de paz de Annan", afirmó el embajador de Rusia, Vitaly Churkin.

El plan de paz exige a todas las partes el inmediato fin de la violencia y de las violaciones de los derechos humanos, así como asegurar el acceso de personal humanitario al país, facilitar la transición política siria hacia la democracia, el inicio del diálogo político y permitir el acceso de la prensa, entre otros.

En Siria, los grupos opositores informaron hoy que al menos 16 personas murieron por disparos durante un funeral en la ciudad siria de Alepo (norte) y en los bombardeos esporádicos contra Homs (centro), mientras que el régimen de Bachar Al Asad acusó a "grupos terroristas" de estos incidentes.

Desde que hace trece meses comenzó el conflicto en Siria, más de 9.000 personas han muerto, 200.000 se han visto desplazadas a otros lugares del interior del país, y unas 30.000 se han refugiado en los estados limítrofes, según datos de la ONU.