• Estambul, Turquía |
  • |
  • |
  • EFE

Irán insistió hoy en que su programa atómico sólo tiene objetivos civiles y en su rechazo al arma nuclear y aseguró que hay posibilidad de acuerdo con la comunidad internacional sobre su polémico programa nuclear si el diálogo se basa en la confianza y no en la presión.

Así lo manifestó Said Jalili, el jefe negociador iraní en materia nuclear, tras un encuentro en Estambul con el llamado Grupo 5+1, que integra a los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (Estados Unidos, Francia, China, Rusia y el Reino Unido) más Alemania.

"La presión no funciona. Como se ha visto hoy, el interés de la otra parte en las conversaciones era algo positivo. Mostraron cooperación en las conversaciones y eso permitió un progreso", explicó el diplomático iraní en relación al acuerdo cerrado de seguir los contactos el día 23 de mayo en Bagdad.

Con una pancarta de fondo que rezaba "Energía nuclear para todos. Armas nucleares para nadie", Jalili recordó que el líder supremo de Irán, Alí Jamenei, ha emitido una fatua o dictamen legal religioso que condena las armas atómicas, un punto que, aseguró, fue bien valorado por las grandes potencias.

Preguntado sobre si Irán seguirá enriqueciendo uranio hasta una pureza del 20 por ciento, uno de los ejes esenciales de la disputa, Jalili indicó que el Tratado de No Proliferación (TNP) de armas nucleares reconoce el derecho a producir combustible nuclear con fines pacíficos.

Jalili aseguró que ese material es necesario en un reactor de uso científico y médico para la lucha contra el cáncer que da servicio a más de 800.000 pacientes en Irán.

Además, aseguró que su país no ha tenido otra opción que enriquecer uranio a ese nivel, ya que no acabó prosperando un plan de intercambio de uranio poco enriquecido por combustible ya listo para usar.

El jefe de la delegación iraní, que compareció también con un cartel con fotos de científicos nucleares de su país asesinados, de los que, dijo, dieron su vida por el programa atómico iraní.

Jalili aseguró que el encuentro de hoy ha supuesto un "paso adelante" y un "éxito" y que la cita del día 23 de mayo "podría ser un marco para futura cooperaciones".

"No quiere decir que no haya diferencias de opinión, pero estábamos de acuerdo en muchas cosas, en numerosos aspectos como base para la siguiente ronda de conversaciones", afirmó.

"El enfoque sin éxito de la presión debe ser reemplazado por un enfoque basado en la confianza", dijo el representante de Teherán, en relación a las políticas de sanciones aplicadas por la ONU, EEUU y la UE para disuadir a Irán de que abandone sus experimentos atómicos.

Jalili afirmó que el programa atómico iraní cumple con lo estipulado en el Tratado de No Proliferación (TNP) de armas nucleares y que como país firmante, Irán quiere disfrutar de los derechos que otorga ese tratado.