• Lima, Perú |
  • |
  • |
  • AFP

La guerrilla peruana de Sendero Luminoso liberó este sábado a los 36 trabajadores de la empresa sueca Skanska y de otra peruana que fueron secuestrados el lunes en el sureste de Perú, informó Susano Guillén, teniente gobernador de Chuanquiri, un pequeño poblado de la región de Cusco.

"Hemos recibido a los 36 trabajadores que tuvieron que caminar siete horas desde el monte para llegar a nuestro poblado", dijo Guillén, en declaraciones a la radio RPP.

"Gracias a Dios, hemos llegado", manifestó uno de los ex rehenes citado por el gobernador, que señaló "que todos ellos estaban cansados".

Guillén detalló que los hombres, todos ellos trabajadores peruanos de la construcción en un yacimiento gasífero, llegaron a pie tras ser liberados a las 04H00 locales (09H00 GMT) en una zona montañosa donde nace la selva.

El presidente Ollanta Humala atribuyó la liberación al cerco de las fuerzas combinadas del Ejército y la Policía a la columna de más de medio centenar de guerrilleros de Sendero Luminoso.

"Los han soltado al verse cercados por las Fuerzas Armadas. Están sanos y salvos", dijo Humala en declaraciones por teléfono a la radio limeña RPP desde Cartagena, donde participa en la cumbre de las Américas.

El mandatario subrayó que la liberación de los 36 secuestrado se logró "sin ningún tipo de concesión a los secuestradores".

Humala admitió que hubo enfrentamientos pero se excusó de comentar una versión de prensa sobre dos policías y tres guerrilleros muertos.

"Las acciones han tenido un costo, ha habido enfrentamientos y persecución, el domingo daremos cuenta", indicó el jefe de Estado.

El canal N de TV difundió las primeras imágenes de los rehenes libres en las que se les ve agotados, pero en buen estado de salud.

Las empresas Skanska (sueca) y Construcciones Modulares (peruana) guardaron silencio y no hicieron público si negociaron con la guerrilla, que pedía -entre otras cosas- 10 millones de dólares para liberar a los trabajadores.

Ninguno de los liberados ofreció declaraciones.

La guerrilla secuestró a los 36 trabajadores al inicio de semana en el poblado de Kepashiato, una localidad de menos de 3.000 personas cercana a Camisea, el mayor yacimiento de gas del país.

La zona se halla en el corazón energético de Perú, en la provincia de la Convención, que también colinda con una ruta del narcotráfico donde hay presencia de columnas armadas de Sendero Luminoso.

El ejército y la policía cercaron la región donde se produjo el secuestro, que forma parte del extenso Valle de los ríos Apurímac y Ene (VRAE), la mayor cuenca cocalera del país donde operan bandas de narcotraficantes y que es refugio de una columna considerada remanente de Sendero Luminoso, organización derrotada a mediados de los años 90.

Una capitana de la policía murió el jueves durante los operativos de búsqueda de las fuerzas de seguridad, cuando miembros de la guerrilla dispararon contra un helicóptero militar.

El presidente Humala visitó el viernes el poblado de Kiteni, donde se concentró la acción militar para rescatar a los trabajadores secuestrados.

El gobierno decretó el miércoles el estado de emergencia en Echarate por 60 días, con la suspensión de algunas garantías individuales como los derechos de protección del domicilio y el derecho de reunión. También dispuso el envío de 1.500 soldados a la zona.

El secuestro fue liderado por Martín Quispe Palomino, "camarada Gabriel", hermano menor de Víctor, "camarada José", jefe de la facción senderista en el VRAE.

Gabriel llegó en la madrugada del lunes a Kepashiato y secuestró en un hotel a los 36 trabajadores, que fueron llevados al interior de la selva.

En 2003, Sendero Luminoso secuestró a 70 trabajadores de la empresa argentina Techint en la zona de Camisea, a los cuales liberó supuestamente a cambio de dinero.

Sendero Luminoso desató una guerra interna que entre 1980 y 2000 dejó 70.000 muertos y desaparecidos. Sus líderes históricos están presos y condenados a largas penas, pero susbiste un remanente de más de 200 hombres en el sureste de Perú.