•   La Paz, Bolivia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, es "toda una madre" para Bolivia, dijo este martes el mandatario boliviano Evo Morales, al anunciar que el impasse entre estos países por la anulación de un contrato con la constructora brasileña OAS "está superado".

"Este tema (de la anulación del contrato de OAS por incumplimiento), después de conversar con la presidenta de Brasil (..) está superado", anunció Morales en conferencia de prensa en el presidencial Palacio Quemado, de La Paz.

El gobernante boliviano había anunciado hace una semana el comienzo de trámites legales para anular el contrato de construcción de dos tramos de una polémica ruta en la Amazonia, a cargo de la firma brasileña OAS, por incumplir los términos acordados.

La determinación hizo temer, especialmente a medios locales, que el gobierno de Brasil podría tomar medidas legales para defender a OAS.

Sin embargo, "después de escuchar sus palabras y escuchándome llegué a la conclusión de que la compañera Dilma es todo una madre, un profundo sentimiento por Bolivia y como presidenta y como política sabe las consecuencias que puede traer empresas que no pueden ejecutar sus obras oportunamente", dijo Morales.

Ambos presidentes zanjaron el conflicto en una reunión celebrada el fin de semana en una cita bilateral en Barranquilla en el marco de la Cumbre de las Américas.

Morales destacó que "han habido muchos comentarios de que se romperían las relaciones con Brasil (pero) coincidíamos con la presidenta de Brasil de que por empresas que no cumplieron con sus compromisos en la ejecución de algunas obras tienen que pagar los presidentes, aunque no sea nuestra culpa".

El gobernante boliviano tomó la semana pasada la decisión de anular el contrato debido, "otra vez, al incumplimiento de parte de OAS" en los trabajos de construcción de los tramos I y III de la ruta Villa Tunari-San Ignacio de Moxos, en el noreste boliviano.

Morales enumeró entonces casos en los cuales OAS también incumplió anteriormente sus contratos como en las carreteras Uyuni-Potosí-Uyuni y Potosí-Tarija, ambas en el sur del país.

Brasil tiene, a través de la petrolera Petrobras, fuertes inversiones en Bolivia, que a su vez le suministra un promedio de 30 millones de metros cúbicos diarios (MMCD) de gas natural.