•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La Casa Blanca reveló este martes una nueva estrategia antidrogas, que se aleja de la imposición de fuertes penas de cárcel y pone énfasis en la prevención y el tratamiento terapéutico.

Funcionarios dijeron que el nuevo enfoque trata la adicción a las drogas como una enfermedad tratable antes que como un delito.

"Políticas anticuadas, como los encarcelamientos masivos de infractores no violentos, son reliquias del pasado que ignoran la necesidad de una política sanitaria equilibrada y un enfoque seguro de nuestros problemas de drogas", afirmó en un comunicado Gil Kerlikowske, director del Centro Nacional de Control de Drogas.

"La política alternativa incluida en nuestra nueva estrategia apoya las principales reformas basadas en el hecho demostrado de que la adicción a las drogas es una enfermedad del cerebro que puede ser prevenida y tratada", señaló.

El anuncio de una revisión de la política oficial sobre drogas tiene lugar pocos días después de la cumbre regional de las Américas en Cartagena (Colombia), en la que líderes de la región acordaron discutir alternativas a la llamada 'Guerra contra las drogas', liderada por Estados Unidos, que tras varias décadas ha tenido escasos resultados a pesar de los miles de muertes que ha provocado.

Obama dijo a sus homólogos de América del Sur y Central en la cumbre del pasado fin de semana que estaba en contra de legalizar el consumo de drogas, pero por primera vez aceptó abordar el espinoso tema del enorme consumo de drogas en Estados Unidos y discutir alternativas a la actual política contra el narcotráfico.

Las reformas de la política del gobierno estadounidense en la materia aceleran los esfuerzos para tratar a los consumidores no violentos de drogas en lugar de encarcelarlos.