•   Puerto Vallarta  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

El presidente guatemalteco, Otto Pérez Molina, reiteró hoy su llamado al mundo a debatir con "franqueza" la política antidrogas y hallar "estrategias innovadoras" para hacer frente a la "amenaza del narcotráfico".

Al intervenir en la primera sesión de la edición latinoamericana del Foro Económico Mundial que se celebra en este centro turístico del Pacífico mexicano, Pérez Molina pidió a los líderes políticos dialogar "ampliamente" para encontrar en conjunto una solución al problema.

Explicó que avanzar hacia una despenalización de las drogas "no es una decisión unilateral" de Guatemala, sino una invitación a reflexionar y a dialogar con franqueza sobre la actual estrategia, tal como ocurrió en la VI Cumbre de las Américas en Cartagena (Colombia), donde se abordó el tema sin que estuviera directamente en la agenda.

En la sesión "Respuestas a la Desaceleración Económica Mundial, en la que estuvo acompañado por el gobernante anfitrión, Felipe Calderón, y el jefe del Ejecutivo español, Mariano Rajoy, entre otros, destacó que aunque están dispuestos a continuar con la actual lucha contra el narcotráfico, "llegó el momento del diálogo".

Es necesario encontrar alternativas a la estrategia de guerra frontal contra las drogas que se ha aplicado durante más de 40 años para "enfrentar con mayor eficacia" la amenaza del narcotráfico y reducir los niveles de violencia e inseguridad en países como Guatemala y México.

Ello permitirá tener un clima más apropiado para las inversiones en la región, aseguró el dirigente guatemalteco, al destacar que el el 40 por ciento de los delitos en su país está vinculados al narcotráfico, una cifra que en el caso de México se eleva al 60 %.

Por un accidente geográfico, los países centroamericanos estamos en medio de las naciones productoras de drogas, sobre todo cocaína, y del mayor consumidor, Estados Unidos, dijo Pérez Molina, quien también invitó a la sociedad civil y a los empresarios a unirse al debate para hallar una solución.

Además, insistió en la necesidad de que disminuya el tráfico de armas de Estados Unidos hacia los países del sur, así como el flujo de dinero, de lo contrario, afirmó, "va a ser muy difícil para los países de Centroamérica seguir en esta lucha".

Pérez Molina consideró un avance del cónclave celebrado el fin de semana pasado en Cartagena el mandato a la Organización de Estados Americanos (OEA) para que analice un replanteamiento de la lucha contra el narcotráfico en busca de una mayor eficacia.