•   Tegucigalpa, Honduras  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

Una misión de Honduras viajó hoy a Washington en busca de un acuerdo económico con el Fondo Monetario Internacional (FMI) que Tegucigalpa desearía fuera de 18 meses y que entrara en vigor a más tardar en junio próximo.

La presidenta del Banco Central de Honduras (BCH), María Elena Mondragón, dijo a periodistas antes de viajar que "la idea es negociar un acuerdo" y que el proceso iniciará con su visita y la del secretario de Finanzas, Héctor Guillén, a la capital de Estados Unidos.

Mondragón y Guillén son gobernadores de Honduras ante el FMI, el Banco Mundial (BM) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

La alta funcionaria hondureña subrayó que Honduras espera lograr un acuerdo con el FMI por 18 meses, similar al que acaba de caducar el 31 de marzo pasado.

Agregó que luego de las pláticas de esta semana en Washington se podría esperar que "dentro de un mes pueda venir la misión (del FMI) para poder iniciar la negociación propiamente dicha".

En su opinión, al margen de que haya o no un acuerdo con el FMI, la obligación del Gobierno de Honduras "es buscar un programa económico que dé sostenibilidad y que no pierda los objetivos del programa original" con el organismo financiero.

Los objetivos del programa con el FMI son "volver" a la ruta de consolidación y sostenibilidad fiscal, procurar una mayor estabilidad de precios y proteger la posición externa del país, dijo la presidenta del BCH.

Indicó además que el FMI "debería de estar anuente a seguir con los mismos objetivos del programa original", aunque "obviamente las circunstancias han cambiado en parte por la situación financiera internacional que ya es mucho más adversa a lo que era hace un año".

Según las proyecciones del Banco Central, este año el crecimiento de Honduras será del 3,6 por ciento, mientras que las reservas monetarias actuales equivalen a 3,6 meses de importaciones, indicó Mondragón.

Dijo además que el presidente hondureño, Porfirio Lobo, "ha insistido siempre en mejorar la gestión y la recaudación tributaria y, por otro lado, en controlar y focalizar el gasto público".

"No se está pensando, ni pretendiendo la aplicación de nuevos impuestos, pero sí creemos que se debe revisar toda la política de gestión administrativa para una mayor recaudación y revisar aquellas otras cosas, que ya sea de ingresos o de gastos pudiera ayudar a tener un mayor espacio para inversión social", acotó.

El 9 de febrero pasado una misión del FMI dijo en Tegucigalpa que Honduras no había alcanzado las metas monetarias en torno a las reservas internacionales y los activos internos del Banco Central.

"La misión observó que las metas monetarias del programa económico (sobre el nivel de reservas internacionales y los activos internos netos del Banco Central) no fueron alcanzadas", indicó el grupo técnico del FMI, que vino para la quinta evaluación del programa económico suscrito en 2010 con las autoridades hondureñas.

También señaló que el país había alcanzado "logros en materia de crecimiento económico y control de la inflación, así como importantes avances en el programa de reformas estructurales durante 2011 y principios del 2012, en particular en las áreas de pensiones en el sector público, tributación y educación".