•   Los Ángeles, California, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Los Angeles Times publicó ayer miércoles fotos de soldados estadounidenses posando junto a cadáveres y restos humanos de insurgentes afganos, y el Pentágono aseguró que estaba en curso una investigación para arrojar luz sobre esos actos “inhumanos”.

El diario publicó en su página de internet este miércoles una foto con dos soldados estadounidenses uniformados, uno de ellos sonriendo cerca de un cadáver.

En febrero de 2010, cuando tropas de la 82 División Aerotransportada fueron enviadas a una estación policial en la provincia afgana de Zabol, para analizar los restos de un supuesto atacante suicida y tomar huellas digitales, los militares terminaron posando para ser fotografiados, de pie o en cuclillas, junto a los cadáveres, afirma el diario.

Unos meses después el mismo pelotón concurrió a inspeccionar los restos de tres insurgentes, sobre los que la Policía afgana dijo que se volaron por accidente al manipular explosivos.

En una foto, dos soldados posan sosteniendo las manos de uno de los hombres muertos, con el dedo medio levantado.

En otra, un soldado estrecha la mano de un hombre muerto, según el diario estadounidense.

“Cazador de zombies”
Otro soldado colocó aparentemente una insignia extraoficial en la que se podía leer “cazador de zombies” cerca de otro cadáver, y tomó una foto.

Esta foto “es una de las 18 que fueron entregadas al Times y muestran a soldados estadounidenses posando con cadáveres”, explica el diario, que afirma haber recibido las fotos de un “soldado estadounidense” que deseaba “llamar la atención sobre los problemas de disciplina” y de “mando”.

La Casa Blanca consideró la actitud de los soldados como “reprensible”, declarándose al mismo tiempo “decepcionada” por la decisión del LA Times de publicar esas fotos.

“La conducta descrita en las fotos es reprensible y en ningún caso representa los criterios” esperados de soldados estadounidenses, dijo el portavoz presidencial Jay Carney, a la vez que prometió a los periodistas a bordo del avión Air Force One que el caso “será objeto de una investigación y los responsables deberán rendir cuentas”.

Más temprano, el secretario de Defensa estadounidense, Leon Panetta, había afirmado en un comunicado que las imágenes divulgadas “no representan en nada los valores o el profesionalismo de la enorme mayoría de las tropas estadounidenses que sirven hoy en Afganistán”.