•   Naciones Unidas  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

La continuación de las ofensivas en Siria por parte de las fuerzas de seguridad dificultan que el Consejo de Seguridad de la ONU autorice el envío de más observadores al país árabe, donde el primer equipo de supervisores se enfrenta a numerosas dificultades para comprobar el respeto del alto al fuego.

La presidenta de turno del máximo órgano internacional de seguridad, la embajadora estadounidense Susan Rice, aseguró que la avanzadilla de observadores que opera ya en el país, tiene “dificultades para operar con la libertad necesaria” y puso en duda que se den actualmente las condiciones necesarias para desplegar más observadores.

“No se debería llegar a conclusión alguna sobre si las condiciones van a ser adecuadas para el despliegue de la fase siguiente de observadores”, dijo ante la prensa Rice, mientras el Consejo espera todavía a recibir la propuesta del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, para desplegar una misión completa en el país.

Se preveía que Ban, quien regresó ayer de un viaje a Europa, hubiera entregado ya su propuesta al Consejo, pero ahora está previsto que lo haga a última hora de la jornada y sea mediante una carta dirigida a la presidencia del Consejo de Seguridad, que corresponde a Estados Unidos en abril.

Evaluarán este jueves
Será este jueves cuando los miembros del Consejo evalúen con detenimiento lo que el secretario general proponga para articular la presencia de un grupo amplio de observadores que comprueben el respeto del alto al fuego en Siria, según contempla el Plan de Paz del enviado especial Kofi Annan acordado por las partes.

El Consejo de Seguridad espera las instrucciones de Ban con inquietud, ya que, según destacó la embajadora estadounidense, para continuar adelante con el plan de Annan y con el despliegue de los observadores “debe haber un cese sostenido de la violencia”.

Según Rice, el pequeño contingente de observadores que opera desde hace tres días en el país, bajo mandato de la ONU, debe tener “la capacidad de operar y moverse libremente y sin impedimentos” por Siria.

“Creo que hay razones en ambos puntos para estar preocupados, por lo que, hasta el momento, no se dan las condiciones necesarias”, afirmó la presidenta de turno del Consejo de Seguridad, quien no quiso entrar a valorar la cifra de 250 observadores que varias fuentes citan como los componentes que propondrá Ban.