•   Buenos Aires, Argentina  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

El Senado argentino dio ayer un paso clave para la aprobación del proyecto de ley que expropia el 51 por ciento de las acciones de YPF a Repsol, al habilitar el debate de la iniciativa en el pleno de la Cámara alta, que también discutirá la nacionalización de YPF Gas, en manos del grupo español.

El senador oficialista Aníbal Fernández, exjefe de Gabinete del gobierno de Cristina Fernández, explicó que, al igual que la petrolera, YPF Gas será declarada de utilidad pública y sujeta a expropiación en el proyecto de ley que tramita el Congreso argentino.

Aníbal Fernández hizo estas afirmaciones al finalizar la reunión de tres comisiones del Senado, todas de mayoría oficialista, en la que se aprobó el dictamen del proyecto, lo que habilita su discusión en la Cámara alta.

El oficialismo se propone discutir el proyecto gubernamental en el pleno del Senado el miércoles de la semana próxima, para luego enviarlo a la Cámara de Diputados donde se espera que los legisladores afines al gobierno también hagan valer su mayoría.

El proyecto de ley obtuvo el dictamen de la mayoría, gracias al apoyo del gobernante Frente para la Victoria y de legisladores de los opositores Frente Amplio Progresista y la Unión Cívica Radical, UCR.

Se busca precio justo
La firma del dictamen se concretó tras dos días de discusiones entre los miembros de las tres comisiones parlamentarias, en las que también participaron los interventores de YPF; el ministro de Planificación, Julio De Vido, y el viceministro de Economía, Axel Kicillof.

Este último, al que fuentes empresariales adjudican un especial protagonismo en el diseño del proyecto presentado el lunes por Cristina Fernández, anunció que Argentina no pagará los 10,000 millones de dólares que reclamó el presidente de Repsol, Antonio Brufau, en compensación por las acciones que le serán expropiadas al grupo.

Este miércoles participaron del debate exfuncionarios, juristas y consultores en hidrocarburos, quienes advirtieron que expropiar la petrolera YPF al grupo español Repsol sin pago previo viola la Constitución argentina, y apostaron por una negociación entre el gobierno de Cristina Fernández y la compañía española, para llegar a un precio justo.

“Aunque alguien diga me puedo quedar gratis YPF, sería confiscación, y a nosotros nos conviene hacer una compra consensuada, con un precio justo y, si es posible, una negociación amigable”, afirmó el ex ministro de Energía, Jorge Lapeña.