• Caracas, Venezuela |
  • |
  • |
  • AFP

El gobierno venezolano desestimó el jueves las declaraciones del exjuez Eladio Aponte Aponte, destituido por presuntos nexos con el narcotráfico, y quien el miércoles aseguró que en Venezuela se manipula la justicia y develó supuestos vínculos de funcionarios con casos de droga.

"Es fácil entender que un prófugo de la justicia, procesado por vínculos con mafias narcotraficantes, pero además ya destituido de su cargo, le haya vendido su alma a la DEA", dijo el canciller Nicolás Maduro, recordando que Aponte viajó esta semana de Costa Rica a Estados Unidos junto a personal de la Agencia Antidrogas nortamericana (DEA), a la que podría estar dando información.

"La DEA vuelve a aparecer como actor político en contra de Venezuela y no como organismo para combatir las drogas", advirtió el responsable, que además aseguró que Aponte "es un hombre absolutamente desprestigiado", por lo que Estados Unidos al recibirle "sigue convirtiéndose en un santuario de narcotraficantes, corruptos, traidores y terroristas".

El ex juez de la Corte Suprema de Justicia de Venezuela reconoció el miércoles en una entrevista -transmitida por un canal con sede en Miami- el daño que causó al sistema judicial de su país al admitir favores a funcionarios del gobierno vinculados con la droga y la guerrilla.

Aponte fue destituido el 20 de marzo por la Asamblea Nacional ante acusaciones de que había suministrado credenciales a Walid Makled, un presunto narcotraficante descrito por la justicia estadounidense como "un capo de los capos de la droga".

En la entrevista, el ex juez de 63 años no aclaró si había firmado la credencial de Makled, a quien sí aceptó conocer. Pero, además, explicó que había salido de Venezuela para reflexionar sobre su situación en un país donde "no existe la independencia de poderes" y donde recibió "órdenes desde la presidencia para abajo" para "favorecer y manipular casos".

Maduro, por su parte, recordó este jueves que Aponte "tiene una causa abierta en este momento y es un prófugo de la justicia" venezolana, a la vez que aseguró que el proceso que condujo a la destitución del exmagistrado estuvo "ajustado a derecho y demuestra que en Venezuela funcionan (...) las leyes y no hay privilegiados ni protegidos de mafias narcotraficantes".