• Beirut, Líbano |
  • |
  • |
  • EFE

El jefe del grupo chií libanés Hizbulá, jeque Hasan Nasralá, advirtió hoy a Israel que si vuelve a atacar territorio libanés, sus milicias están ya preparadas para responder con la misma fuerza no solo contra Tel Aviv sino también contra otras zonas del país.

"Seremos capaces no solo de alcanzar objetivos específicos en Tel Aviv sino en varios lugares de Palestina ocupada", amenazó Nasralá durante un discurso por videoconferencia ante miles de sus seguidores.

El líder de Hizbulá hizo esta alocución con motivo de la finalización del proyecto de reconstrucción de gran parte del Dahia (arrabal sur beirutí), destruido por Israel durante la guerra del 2006.

"La era en que nuestras casas eran destruidas y la de ellos no, terminó. Como también el que nosotros teníamos que huir y ellos no. Llego el momento en que nosotros sobreviremos y ellos no", subrayó.

Nasralá aseguró que cuando Israel bombardeó el Dahia en 2006, Hizbulá podría haber atacado Tel Aviv, pero no lo hizo para preservar Beirut de más agresiones.

En su discurso, el dirigente chií insistió en que en esta jornada se celebra "la victoria de la reconstrucción sobre la guerra de destrucción", en alusión a las obras finalizadas en el Dahia.

Cumpliendo la promesa que hizo el 14 de agosto de 2006, horas después del alto el fuego con Israel, 270 edificios han sido reconstruidos en el barrio beirutí de Haret Hreik (parte del Dahia) y 20.000 personas que vivían allí han podido recuperar sus casas y negocios.

También acusó a Israel, junto a EEUU y sus aliados occidentales, de intentar destruir Siria, a cuyo régimen respalda el grupo chií.

"Los EEUU, Israel y algunos poderes en la región buscan su destrucción porque apoyó a la resistencia en el Líbano y Palestina", dijo Nasralá, que agregó que en Siria actúan "las mismas manos que cometieron masacres en Irak".

Hizbulá, que encabeza el Gobierno libanés, libró una guerra en el verano 2006 contra Israel en la que murieron 1200 libaneses, en su mayoría civiles.