•   San Salvador, El Salvador  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El arzobispo de San Salvador, José Luis Escobar, pidió este domingo que la tregua entre pandillas que ha empujado a que los homicidios se reduzcan de 14 a cinco a diario, sea algo duradero que conduzca a crear un clima de menos violencia delictiva en El Salvador.

"Ojalá que ésto no sea una tregua que hoy esta y mañana desaparece y peor todavía si quedamos en condiciones más difíciles que antes, no, al contrario, esperamos que se vaya consolidando y que lleguemos a la conclusión que no puede continuar ésto (la violencia de las pandillas)", señaló Escobar en una rueda de prensa.

El prelado católico salvadoreño reconoció que el clima de violencia delictiva en El Salvador "es insoportable" y por ello, dijo, es necesario "que toda la sociedad haga un esfuerzo" por colaborar en la erradicación de ese flagelo.

La tregua entre las dos principales pandillas, la Mara Salvatrucha (MS-13) y la Mara-18, se inició el pasado 9 de marzo.

Para que los cabecillas de ambas pandillas trasladaran la orden de tregua a sus "clicas" (células), las autoridades penitenciarias los pasaron de un penal de máxima seguridad a otros sin restricciones de visitas.

La tregua es parte de un proceso alentado por el vicario castrense Fabio Colindres y el ex comandante guerrillero Raúl Mijango.

Escobar aseguró que el papel de Colindres como mediador entre las pandillas "ha sido muy importante", aunque aclaró que corresponde a esos grupos decidir si ponen o no fin en forma definitiva a su guerra y a otros delitos como la extorsión.