•   México  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El sacerdote Alejandro Solalinde, quien se ha convertido en un símbolo de la defensa de los migrantes en México, salió del país por las amenazas de muerte que ha recibido en las últimas semanas, informó el domingo una activista del albergue que el prelado dirige.

Solalinde dejó el país hace 15 días a recomendación de la Dimensión de la Pastoral de Movilidad Humana de la Conferencia del Episcopado Mexicano, dijo a la AFP Guadalupe Rodríguez, una de las encargadas de la administración del albergue "Hermano en el Camino" de Ixtepec, Oaxaca (sur), del cual él es director,

"Su retiro es temporal", dijo Rodríguez, quien explicó que desde el lugar donde se encuentra Solalinde se mantiene al tanto de todo lo que sucede en el albergue que dirige desde hace siete años.

El albergue, que está ubicado en Ixtepec en una de las rutas más peligrosas del país para el tráfico de migrantes, actualmente es atendido por un equipo de coordinadores de cuatro personas.

El albergue "Hermanos en el Camino" se ubica a un costado de las vías del ferrocarril, donde cada día llegan en busca de comida y refugio de 150 a 200 migrantes en su mayoría centroamericanos que buscan llegar a Estados Unidos.

El lugar se encuentra resguardado por policías estatales, aunque las amenazas contra su fundador han arreciado, añadió Rodríguez.

Solalinde contaba con protección personal de policías federales desde diciembre de 2010, cuando fue amenazado luego de denunciar el secuestro de al menos 60 migrantes que se trasladaban en tren por el estado de Veracruz (este).

La estatal Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) documentó en febrero de 2011 que en un lapso de seis meses fueron secuestrados en México más de 11.000 migrantes.