•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El equipo de campaña de Barack Obama atacó el lunes a su adversario republicano Mitt Romney, apelando al testimonio de extrabajadores de una planta de acero que quebró mientras estaba bajo su responsabilidad, y lo acusó de ser un "destructor de empleos" y un "vampiro".

En un video difundido en internet que también será televisado en Iowa, Colorado, Pennsylvania, Ohio y Virginia -estados que podrían decidir el resultado de las elecciones presidenciales del 6 de noviembre-, el equipo de Obama refuta el argumento de Romney de que su experiencia en el mundo de los negocios hará de él un buen presidente para crear empleos para los estadounidenses.

El anuncio recuerda el cierre de una planta de acero en Kansas City, Misuri (centro), después de su adquisición por parte de Bain Capital, la empresa de capital de riesgo fundada por Romney, tras lo cual los trabajadores perdieron sus empleos, sus jubilaciones y la cobertura de la seguridad social.

"Bain Capital se quedó con un montón de dinero gracias a esta fábrica. Creemos que Mitt Romney es un destructor de empleos", dice en el video John Wiseman, un antiguo obrero de la fábrica de acero.

"Fue como un vampiro, él vino y se chupó nuestra vida", añade Jack Cobb, quien también perdió su empleo después de 31 años en esa fábrica que cerró en 2001, eliminando 750 puestos de trabajo.

"Parecía un viejo amigo desangrándonos hasta la muerte", dice por su parte otro trabajador despedido, Joe Soptic, en el anuncio que muestra el estado de abandono en que quedó la planta de acero.

Desde el lanzamiento de su campaña, Romney dice que su experiencia como empresario y "creador de puestos de trabajo" es lo que Estados Unidos necesita para impulsar el mercado laboral.

La tasa oficial de desempleo en ese país es del 8,1%, tres puntos más que antes de la crisis que se inició en 2008.

"Mitt Romney ayudó a crear más puestos de trabajo en el sector privado y como gobernador de Massachusetts que el presidente Obama en todo el país", dijo en reacción a la propaganda la portavoz del candidato republicano, Andrea Saul.