•   Guatemala  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El gobierno de Guatemala condenó el lunes la masacre de 49 personas cometida en el norte de México, supuestamente por el cartel de narcotraficantes Los Zetas, informó la cancillería guatemalteca en un comunicado.

"El Gobierno de Guatemala, a través del Ministerio de Relaciones Exteriores, expresa su más enérgica condena ante la masacre de 49 personas encontradas en estado de mutilación en Cadereyta, Nuevo León, México, el pasado 13 de mayo que se suma a una serie de hechos de violencia en esa región", puntualiza la declaración oficial.

Asimismo, manifiesta "su solidaridad con los familiares de las víctimas y reitera la necesidad y su disposición de continuar trabajando de manera conjunta y coordinada con las autoridades mexicanas en la lucha contra la delincuencia organizada y por el esclarecimiento de cualquier acto de violencia contra nuestros pueblos".

"Dado que por el momento se desconocen las nacionalidades de las víctimas, la cancillería guatemalteca informa que sigue con atención este caso y se mantiene alerta a través de su embajada y su red consular en México, ante cualquier información que se derive de las investigaciones", agrega la nota.

La cancillería indicó que también pone a la disposición de la población en general un número telefónico "para que se reporte a los guatemaltecos desaparecidos en el trayecto hacia los Estados Unidos".

Los 49 cuerpos encontrados el domingo en una carretera aledaña a Monterrey, capital del estado mexicano de Nuevo León, fueron todos decapitados y despojados de las manos con la intención de dificultar la identificación dactilar, informaron autoridades estatales.

En el lugar fue encontrado también un mensaje que indica que la masacre fue "autoría de Los Zetas", una violenta organización criminal fundada por ex militares que opera principalmente en los estados del norte, noreste y este del país.

El 21 de agosto de 2010, 11 guatemaltecos perecieron en una masacre de 72 personas cometidas por Los Zetas en Tamaulipas, noreste México. En esa masacre también perecieron ciudadanos de El Salvador, Honduras, Ecuador y Brasil.