•   Roma, Italia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Las autoridades italianas decidieron este lunes la asignación de guardaespaldas para los principales empresarios del país después del atentado ocurrido la pasada semana contra el patrón de la compañía nuclear Ansaldo Nucleare, un ataque reivindicado por un grupo anarquista.

La prensa italiana informó este lunes que a "siete u ocho" de los principales patrones industriales del país se les asignarán "40 o 50 guardaespaldas" y que un un comité de seguridad de la Prefectura de Roma decidió también el despliegue de militares en zonas estratégicas.

El país está en alerta desde que Roberto Adinolfi, de 59 años, presidente de Ansaldo Nucleare, especializada en la fabricación de reactores, el desmantelamiento de centrales y la gestión de residuos, fuese herido el lunes de la pasada semana por un disparo en plena calle en Génova (noroeste).

Una célula de la Federación Anarquista Informal (FAI) reivindicó el viernes en una carta enviada al cotidiano Il Corriere della Sera el atentado cometido contra el patrón de la filial del grupo público Finmeccanica.

La célula anarquista afirmó que con este gesto quería "proponer una campaña de lucha contra Finmecannica, un pulpo asesino".

La FAI, que en diciembre ya había reivindicado un atentado con paquete bomba contra el director de la agencia de recolección de impuestos en Roma, fue artífice de numerosas acciones similares en Italia y en el extranjero desde comienzos de los años 2000.