•   Cuernavaca, México  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El periodista mexicano René Orta Salgado, que fue reportero hasta diciembre pasado y participaba en la campaña electoral del Partido Revolucionario Institucional (PRI), fue asesinado en el estado mexicano de Morelos, informó este lunes la fiscalía local.

Un comunicado de la fiscalía detalló que el cadáver de Orta Salgado, de 43 años, fue localizado la tarde del domingo dentro del portaequipajes de su vehículo, abandonado en la zona norte de Cuernavaca (centro), capital estatal, luego de ser reportado como desaparecido por familiares.

"El cuerpo se encontraba en la parte trasera, en el maletero, sin aparentes lesiones por arma de fuego; el rostro estaba cubierto con un paliacate (pañuelo de colores)", señaló el documento.

Más tarde la fiscalía precisó en otro comunicado la tarde del lunes que el periodista murió por heridas en tórax y abdomen causadas por arma punzocortante, golpes contusos en la cabeza y asfixia por estrangulación.

La dependencia dijo que por varios años trabajó en un diario local en la cobertura de asuntos policiales y fue visto por última vez con vida la madrugada del pasado sábado en Cuernavaca, a unos 90 km de Ciudad de México y sitio habitual de descanso de fin de semana de numerosos capitalinos.

Orta Salgado trabajó como reportero hasta diciembre pasado para el diario El Sol de Cuernavaca, que pertenece a la Organización Editorial Mexicana, con varios rotativos en el país y propiedad de Mario Vázquez Raña, dirigente de la Organización Deportiva Panamericana y ex miembro del Comité Olímpico Internacional.

De acuerdo con fuentes de El Sol de Cuernavaca, Orta Salgado pidió un permiso para dejar su puesto de reportero e integrarse a una organización denominada Emprendedores por la Nación, ligada al PRI y que apoya la campaña del candidato presidencial de ese partido, Enrique Peña Nieto.

México es considerado uno de los países más peligrosos en el mundo para el ejercicio del periodismo. Según la estatal Comisión de Derechos Humanos, al menos 77 comunicadores han sido asesinados desde 2000.

En Estados Unidos, el Museo de la Prensa de Washington inscribió los nombres de 19 periodistas fallecidos en 2001 mientras ejercían su labor, en un memorial que se renueva cada año; cuatro de ellos son mexicanos.

Los asesinatos más recientes de periodistas en México tuvieron lugar en el estado de Veracruz (con costas en el Golfo de México), distrito azotado por la violencia del narcotráfico y donde en menos de una semana, entre fines de abril y comienzos de mayo, fueron ultimados una reportera y tres fotógrafos.

Morelos también se ha visto golpeado por la violencia ligada al crimen organizado.

El miércoles el gobierno federal había anunciado un plan para reforzar la seguridad en ese estado con el envío de tropas del Ejército y la Marina, así como policías federales.

La violencia se incrementó en Morelos desde diciembre de 2009, tras la muerte en Cuernavaca, en un operativo militar, del capo Arturo Beltrán Leyva, dando origen a una disputa por su sucesión.

Desde diciembre de 2006, cuando el gobierno lanzó uan ofensiva contra los cárteles, incluyendo el despliegue del Ejército, más de 50.000 personas han muerto en hechos ligados al narcotráfico, principalmente en disputas entre los cárteles y en operativos militares antidrogas, además de civiles ajenos al crimen organizado.

México ha vivido en las últimas semanas varios episodios de violencia. El más cruento de ellos se registró el domingo con el descubrimiento de 49 cadáveres mutilados en el estado de Nuevo León (norte), lo que constituye una de las mayores masacres registradas en este país.